Franz Heukamp: “El trabajo de un buen directivo es servir a las personas”

Desde 2016 dirige la escuela de negocios de la Universidad de Navarra, que amplía su campus en Madrid, en el que invertirán 52 millones de euros

Escuelas de negocios
Franz Heukamp, director general del IESE.

Una vez finalizado su doctorado en el Massachussetts Institute of Technology (MIT), Franz Heukamp (Olpe, Alemania, 1973) quiso desarrollar su carrera profesional en una institución académica atractiva. A pesar de que no había estudiado en el IESE, en 2002 entró a formar parte de la escuela de negocios de la Universidad de Navarra, donde ha ocupado cargos, como vocal del consejo de dirección y como secretario general. Desde 2016 es director general de la escuela.

¿Qué le hizo quedarse en el IESE?

Me pareció una institución interesante, increíble, ya que reúne a mucha gente de diferentes lugares y es una oportunidad de interactuar con personas muy diversas. Realmente, es un privilegio, ya que tenemos un montaje internacional con antiguos alumnos de más de un centenar de países, además de actividad en cinco campus internacionales, como son, además de Madrid y Barcelona, Múnich, Nueva York o São Paolo, aunque también estamos en Singapur y Japón… De momento, no vamos a abrir más centros, ya que queremos centrarnos en los lugares en los que estamos.

Van a ampliar el campus de Madrid, en el que van a invertir 52 millones de euros en el plazo de dos años.

El primer programa que se desarrolló en este campus fue en 1974, y a lo largo de los años se han ido haciendo sucesivas ampliaciones, pero ahora tenemos la oportunidad de añadir más superficie [16.300 metros], ampliar en cinco el número de aulas, crear un gran auditorio que sirva de encuentro para 14.000 antiguos alumnos que tenemos en Madrid, acoger a más profesores, ahora tenemos 25 y queremos doblar esa cifra. Todo esto lo enmarcamos dentro de lo que entendemos fundamental en la formación, como es el aprendizaje continuado, a lo largo de la vida. Eso es algo que entendieron hace 60 años nuestros primeros graduados, que fundaron la asociación de antiguos alumnos precisamente para seguir formándose.

Esta decisión de reforzar las instalaciones madrileñas puede entenderse como una medida para intentar contrarrestar un posible descenso de la actividad ante la inestabilidad política en Cataluña, donde tienen su campus principal.

En Madrid estamos desde 1974, y es un centro que no ha parado de crecer. Fue en 2008 cuando nos planteamos la ampliación, algo que conseguimos aprobar en 2011, y un año más tarde se comenzó a trabajar en el diseño, pero con la crisis no era el momento de acometerlo. En 2015 lo volvimos a activar, y lo que estamos haciendo es un crecimiento orgánico, desarrollaremos un máster nuevo, contrataremos a profesores, debido a que la demanda que tenemos es muy grande. El proyecto de Madrid permite que mantengamos la actividad en paralelo entre las dos ciudades. Tener dos campus nos va a permitir diversificar. El MBA a tiempo completo seguirá en Barcelona, es un programa que cuenta con 350 plazas al año y que tiene más demanda que oferta. Y en Madrid vamos a ofrecer un máster para recién graduados, que será internacional, para gente sin experiencia, para que aprendan elementos básicos del management y sobre todo cómo funciona una empresa. Queremos que los jóvenes entren con buen pie en las empresas.

¿Cuáles son esos principios básicos de la gestión?

En toda empresa hay un objetivo común, se trabaja para las personas que la componen, pero también para la sociedad. El trabajo directivo es servir a las personas. Queremos formar a los alumnos en esas ideas, en que hay que dar ejemplo e insistimos en la idea de dirigir y de servir. No se entiende la función directiva y empresarial sin este objetivo. Pero también enseñan a ser competitivos. Enseñamos, más que a eso, a hacer bien el trabajo, y luego hay personas competitivas, que hacen que esa parte se pueda desarrollar más, pero enseñamos el buen hacer

Las escuelas de negocios, desde hace años, han entrado en una locura de competición, ¿cómo es aparecer bien colocados en los rankings internacionales?

Son importantes porque desde el punto de vista de los candidatos, que se encuentran en la tesitura de estudiar un máster en una escuela de negocios, les ayuda a decidir, aunque ese no sea el principal motivo que les lleva a elegir la escuela definitiva. Nos lo tomamos en serio porque ayuda a los alumnos. Los asiáticos nos conocen por los rankings.

¿El MBA sigue siendo el rey de la formación de posgrado?

Se considera el buque insignia, hace que haya una vinculación importante, ya que la gente pasa mucho tiempo en el campus al ser a tiempo completo. Nosotros somos una escuela de MBA y de business educations, y eso es muy importante porque nos hacer estar en contacto con el mundo del directivo. Para los profesores es muy enriquecedor, ya que tenemos un único claustro.

¿Qué impronta le gustaría dejar en la escuela?

Haber manejado la transición digital de la mejor forma. Hemos hecho una buena transformación al incorporar las nuevas tecnologías a la enseñanza que ofrecemos. Al margen de los procesos digitales es importante la experiencia de usuario, que cada uno pueda seguir la formación a su ritmo porque ya no es necesario estar todos juntos. Lo importante es saber qué se puede poner en el canal online y qué en el presencial. Los profesores tienen que saber jugar con las distintas herramientas que hay. Ahora vamos a tener programas cien por cien online, con los que vamos a llegar a más gente. Es importante que la educación llegue cada vez a un mayor número de gente.

Normas