Los consejeros de Dia sufren una pérdida del 90% en la mitad del sueldo que reciben en acciones

El grupo incumplirá los objetivos del plan de incentivos que vence en abril

Dia pulsa en la foto

Los consejeros de Dia empiezan a sufrir, en primera persona, el hundimiento de la acción del grupo en el último año, y de manera más acentuada desde el pasado mes de octubre. El grupo de supermercados ha comenzado a abonar la parte del salario anual que los consejeros reciben en acciones, como consta en los registros de la CNMV, y que equivale al 50% de su salario fijo.

A cierre de esta edición, seis de ellos, incluido el consejero delegado Borja de la Cierva, había recibido un paquete accionarial con cargo a su autocartera con un precio por acción de 4 euros, una valoración fijada en la última junta de accionistas y que corresponde a la media de las 15 sesiones previas al 21 de febrero de 2018.

DIA 0,63 0,64%

Este precio está un 750% por encima del cierre de ayer, a 0,4492 euros por acción. Es decir, estas acciones implican una pérdida latente de casi el 90% para la mitad del sueldo fijo que percibe el consejo. Por ejemplo, De la Cierva ha recibido un paquete de 11.000 acciones, cuyo valor contable es de 44.308 euros. Su valor real, según la última cotización, es de apenas 5.200 euros.

La política retributiva de Dia respecto a sus consejeros y directivos tiene distintas aristas. El consejero delegado goza de un sueldo fijo de 600.000 euros, cifra que puede engordar con variables por objetivos y a la que se suma además su sueldo como consejero. Ricardo Currás, que cerró el ejercicio 2017, ganó 898.000 euros, 217.500 en variables pese a haber cumplido solo el 10% de los objetivos cuantitativos fijados.

Currás no cobró los incentivos a largo plazo en los tres últimos años pero sí lo hicieron otros ejercutivos

Además, el grupo ha implementado diversos planes de incentivos a largo plazo, el último aprobado en la última junta de accionistas para el periodo 2018-2022, ligados a métricas de negocio y del que se podían beneficiar cerca de 200 puestos directivos.

Este abril vencerá el primer plazo del plan anterior, aprobado en 2016. Sin embargo, todo apunta a que el declive en el negocio de Dia impida a sus directivos cobrar este bonus. Perderán el derecho a recibir hasta 1,72 millones de acciones, que según el cierre de ayer están valoradas en poco más de 750.000 euros. Si el plan de salvamento sale adelante y Dia los actuales directivos podrían tener el premio de consolación, en un escenario ultracomplicado, del plan de los bonus que expira en 2022. Ni Currás ni ninguno de los consejeros del grupo cobraron incentivos a largo plazo en los tres últimos ejercicios, según los informes de remuneraciones remitidos a la CNMV.La propia compañía avanzaba en este documento que tampoco lo cobraría en 2018 y justificaba esta decisión en el aumento de los costes no recurrentes acumulados.

Otros altos directivos de la compañía que no ocupan el cargo de consejeros sí han percibido diversas cantidades por estos planes de retribución a largo plazo. Según las últimas cuentas anuales registradas por la cadena de supermercados ante la CNMV en 2017 abonó 721.914 acciones a un precio por el plan que venció el año pasado. Por los que estuvieron en vigor de 2011 a 2016, Dia repartió casi un millón de acciones en 2017.

Normas