Distribución

El mercado anticipa la refinanciación de Dia, que vive su mejor sesión en Bolsa de la historia

Las acciones de la cadena de supermercados se disparan un 22,22%

El mercado anticipa la refinanciación de Dia, que vive su mejor sesión en Bolsa de la historia

Poco antes del cierre del mercado Dia se dispara en Bolsa. Las acciones de la cadena de distribución han subido un 22,22%, en la mejor sesión en Bolsa de la historia. Marcan su nivel más alto de las últimas dos semanas, por encima de los 0,4 euros por acción.

Bajo este telón de fondo, la compañía ultima con la banca un acuerdo de refinanciación con la banca que se previsiblemente se firmará en los próximos cuatro días. Todo apunta a que en él se le restaurarán 200 millones en líneas de liquidez a proveedores (confirming, en la jerga), que la banca le retiró entre octubre y noviembre, según publicó CincoDías. Y que estaban obligando a que la compañía recurriese a su caja para pagar a sus suministradores.

También está en cuestión incluir en esta inminente refinanciación un paquete de deuda a largo plazo con el que la banca mandaría un mensaje claro al mercado de cara a la ampliación de capital que planea llevar a cabo antes de la próxima primavera. Por el momento ha conseguido un acuerdo con Morgan Stanley para asegurarla bajo determinadas condiciones. El objetivo de estos movimientos es garantizar la viabilidad financiera de la compañía a medio plazo.

Antonio Coto, el recién elegido consejero delegado de Dia tras la dimisión de Ricardo Currás, puso encima de la mesa un plan de cierres, ventas y desinversiones para dar la vuelta a la situación de la firma. Entre otras baraja la venta de su cash&carry Max Descuento y de su marca de perfumerías, Clarel, así como el cierre de las tiendas más deficitarias.

Estas desinversiones eran algunas de las condiciones sine qua non que la banca puso a Dia cuando le cortó las líneas de liquidez para reestaurárselas. También simplificar y adaptar su portfolio de marcas. La banca espera, por tanto, guiños de la dirección de la compañía en este sentido para abordar la financiación a largo plazo y empezar a vislumbrar la ampliación de capital que se espera que llegue en primavera. Dia prevé presentar al mercado este futuro plan de negocio próximamente, antes de llevar a la junta de accionistas la ampliación de capital con la que pretende salvar el grupo.

A un lado de la mesa de negociación se sienta la propia empresa. Al otro, un ejército de bancos. Santander, BBVA, Sabadell, Deutsche Bank y CaixaBank, eran las entidades financieras que proporcionaban el crédito a proveedores a la cadena de supermercados. El banco presidido por Ana Botín, BBVA, Barclays y Société Générale conforman el núcleo duro de acreedores a largo plazo. Entre ambas partes se encuentra un grupo nutrido de inversores. Dia ha contratado a PwC y Rothschild, mientras que la banca está representada por FTI Consulting y Houlihan Lokey. Los asuntos legales están en manos de Clifford Chance y Linklaters.

La negociación avanza pese al portazo que dio la semana pasada Mijail Fridman, el magnate ruso que controla el 29% del capital. Este inversor, asesorado por PJT Partners, rechazó el plan de la empresa y la banca de llevar a cabo esa ampliación de capital. Y así lo hizo patente con la dimisión de los consejeros que representaban a Letterone, el brazo inversor de Fridman.

Normas