Santander, la ciudad innovadora que se ha puesto de moda

La capital cántabra vive un momento de efervescencia cultural

Ha sabido desarrollarse respetando su entorno natural

Península de la Magdalena
Península de La Magdalena, con el palacio homónimo, actual Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Getty Images

Su carácter netamente marinero seduce al visitante. Situada en el centro de una extensa y hermosa bahía, en Santander confluyen el entorno urbano con la esencia de Cantabria: arenales, acantilados y paisajes; naturaleza, gastronomía y cultura.

En esta ciudad, de apenas 200.000 habitantes, se respira tranquilidad. Es bulliciosa pero acogedora, y su bahía, orientada al sur, uno de sus símbolos de identidad, está considerada como una de las más bellas del mundo.

La capital cántabra se asienta sobre lomas y vaguadas, con calles empinadas, bajadas pronunciadas, amplias alamedas, paseos costeros… La ciudad gira en torno a su gran puerto natural, utilizado desde la antigüedad.

Fue uno de los principales puntos de salida de las exportaciones castellanas durante los siglos XVIII y XIX y conserva casas señoriales, reminiscencias del esplendor de aquella época, aunque es una urbe moderna debido, en buena parte, al gran incendio que en 1941 asoló la capital cántabra dejándola prácticamente reducida a cenizas.

Santander vive hoy un momento de efervescencia cultural gracias a proyectos como el Centro Botín o el Anillo Cultural que recorre el casco histórico. El Centro Botín, quizás en línea con el efecto Guggenheim, refleja la actitud innovadora de la ciudad.

Fue inaugurado en el paseo marítimo a mediados de 2017 como un espacio abierto dedicado al arte y al desarrollo creativo. Su privilegiada ubicación permite disfrutar de las mejores vistas a la bahía. Es una obra del prestigioso arquitecto italiano Renzo Piano, premio Pritzker de arquitectura.

Centro Botín
Imagen del Centro Botín el día de su inauguración, el 23 de junio de 2017. Efe

En poco tiempo, este espacio se ha convertido en uno de los lugares más visitados de Santander. No solo es un símbolo de modernidad, también quiere convertirse en un referente del mundo de la cultura. Se trata de un espacio multifunción donde no solo se exponen obras de arte, sino que también se ofrecen conciertos y películas en una pantalla de cine situada en el exterior.

Anillo Cultural

El Anillo Cultural es una propuesta concebida como un paseo por una ruta que abarca siete centros expositivos, en un radio de tan solo 500 metros. El objetivo es acercar la cultura y la historia de Santander tanto a vecinos como a visitantes.

Forman parte de este novedoso recorrido por la historia de la metrópoli el Centro Arqueológico de la Muralla Medieval, bajo la plaza de Velarde, para conocer la evolución de la ciudad desde el medievo; el refugio antiaéreo, que rememora las vivencias de los santanderinos durante los ataques aéreos que sufrieron durante la Guerra Civil; el Centro de Interpretación de los Antiguos Muelles, o el centro asociado del Reina Sofía, en la antigua sede del Banco de España.

La ciudad tiene, además, una serie de visitas obligadas, como la ­catedral, de larga historia, hoy formada por dos iglesias superpuestas de estilo gótico; el palacio de La Magdalena antigua residencia veraniega de los reyes de España, hoy Universidad Internacional Menéndez Pelayo; la plaza Porticada, construida tras el incendio de 1941, lugar de encuentro de los santanderinos y escenario de espectáculos culturales, o el Gran Casino de El Sardinero. Sin olvidar el Museo de Bellas Artes, el Museo Marítimo del Cantábrico o el Museo de Prehistoria.

Santander es una ciudad poblada de zonas verdes, como los jardines de Pereda, La Magdalena, Mataleñas o Cabo Mayor. Este último es un recorrido que abarca desde el final de la playa de El Sardinero hasta el faro. Por el camino, encontraremos pequeñas playas, bellísimos acantilados y parques.

Palacete del embarcadero (Santander)
Palacete del embarcadero, en el paseo de Pereda. Getty Images

La capital de Cantabria ha sabido desarrollarse respetando su privilegiado entorno natural, que es también espacio de recreo y deporte: la vela, el remo, el surf y el submarinismo, el golf, el senderismo o incluso la escalada son deportes que se practican sin salir del casco urbano.

A poca distancia de la ciudad se encuentran la ribera sur de la bahía y la franja costera que llega hasta la desembocadura del río Pas, con algunas de las mejores playas de la región. La costa norte, convertida en parque natural, es escarpada y el lugar ideal para los aficionados a la observación de aves.

A escasos kilómetros, en el municipio de Piélagos, se ubica el Parque Natural de las Dunas de Liencres, el sistema dunar más extenso del litoral cantábrico. Al sur de la bahía está Peña Cabarga, cuya cumbre ofrece una impresionante panorámica.

Urbe inteligente

Santander apostó hace casi una década por la tecnología como vehículo de crecimiento y desarrollo. La capital cántabra es hoy un gran laboratorio urbano en el ámbito del IoT (internet de las cosas), consagrándose como la primera gran smart city española y una de las ciudades más inteligentes de Europa.

La gastronomía es uno de los grandes atractivos de Santander. En la zona centro, pero también en el barrio pesquero, las calles de Tetuán, Vargas y San Fernando, se concentran algunos de los mejores restaurantes y tascas de la ciudad.

Normas