GSK y Pfizer crean el mayor gigante de productos de salud sin receta

Pactan crear una 'joint venture' con ventas globales en torno a los 10.000 millones de euros

El logotipo de Pfizer en su sede mundial en Nueva York.
El logotipo de Pfizer en su sede mundial en Nueva York.

Los gigantes farmacéuticos GlaxoSmithKline y Pfizer han pactado crear una joint venture de los negocios de salud de consumo (medicinas sin receta, suplementos dietéticos, productos de cuidado personal) con ventas globales en torno a los 10.000 millones de euros. La británica GSK tendrá la mayoría del capital de la empresa.

La combinación de los negocios de GSK y Pfizer llevará a la creación de un gigante de la salud del consumo con una cuota de mercado del 7,3%, muy por delante de sus rivales más cercanos, como Johnson & Johnson, Bayer y Sanofi, todos con una cuota de alrededor del 4%, informa Reuters.

“Estamos muy contentos de anunciar este acuerdo para la unidad de Pfizer Consumer Healthcare, después de haber completado la revisión estratégica del negocio en 2018”, ha declarado Ian Read, Presidente y CEO de Pfizer. “Pfizer y GSK cuentan con una trayectoria de colaboraciones muy positivas, y estamos deseando trabajar juntos de nuevo para desarrollar de manera conjunta el potencial de nuestros negocios de Consumer Healthcare”, ha añadido.

Dentro del marco de esta transacción, Pfizer participará en un 32% del negocio y recibirá los dividendos correspondientes a esta participación de manera trimestral. Además, la compañía contará con el derecho de designar de manera directa a tres de los nueve miembros del comité ejecutivo de la nueva compañía.

Al gestionar una participación menor del 50%, Pfizer ha anunciado que separará de sus balances financieros la unidad de Pfizer Consumer Healthcare una vez el acuerdo esté cerrado. En este sentido, no se prevé que esta separación tenga un impacto en el crecimiento de Pfizer a corto o medio plazo, "puesto que esta unidad ha producido márgenes de beneficio muy limitados para la compañía", según un comunicado del laboratorio estadounidense.

La nueva empresa combina dos carteras de productos muy complementarios en las áreas de: alivio del dolor, respiratorio, suplementos vitamínicos y minerales, salud digestiva, salud de la piel y salud oral terapéutica. También le dará al nuevo negocio una escala geográfica y un alcance que ninguno de los negocios tiene solo. Se espera que la empresa conjunta resultante se convierta en la compañía de Consumer Healthcare más grande del mundo, con presencia en varias áreas geográficas clave, incluidas Estados Unidos, Europa, China, India y Oceanía.

El acuerdo aún está sujeto a la aprobación de los accionistas de GSK y las autoridades regulatorias y se estima que se materializará en la segunda mitad de 2019. La nueva compañía, que operará globalmente bajo el nombre de GSK Consumer Healthcare, estará presidida por Emma Walmsley, CEO de GSK, y liderada por Brian McNamara, actual CEO de GSK Consumer Healthcare.

GSK señaló que el acuerdo ha sentado las bases para la creación de dos nuevas empresas globales con sede en el Reino Unido, una para medicamentos recetados y vacunas y la otra para para productos de venta libre, dentro de los tres años del cierre de la transacción.

Para Pfizer, el acuerdo resuelve el problema de qué hacer con su división de consumo de salud, que incluye los analgésicos Advil y las vitaminas Centrum, después de un intento fallido de venderlo completamente a principios de este año.

GSK, cuyos productos de consumo incluyen la pasta dental Sensodyne y los analgésicos Panadol, se había retirado de ese anterior proceso de subasta de Pfizer, pero la directora ejecutiva, Emma Walmsley, dijo que la oportunidad de lograr un acuerdo con todos los accionistas despejó el camino para el nuevo pacto anunciado hoy. "Lo que pretende este acuerdo es la oportunidad de fortalecer dos empresas, una empresa líder mundial en la salud del consumidor y una nueva GSK que se centre en farma y vacunas".

Normas