La CNMC exige más transparencia entre Aena y las aerolíneas en la negociación tarifaria

Corrige al alza la previsión de tráfico y rebaja el ingreso máximo por pasajero al que podría aspirar el operador

Pasajeros en el aeropuerto de Barcelona-El Prat.
Pasajeros en el aeropuerto de Barcelona-El Prat.

La sala de Supervisión Regulatoria de la CNMC ha dado el visto bueno a la congelación tarifaria que Aena tiene anunciada para el ejercicio 2019, pero ha realizado un ajuste de cinco céntimos en el ingreso medio anual máximo ajustado por pasajero (IMAAJ), que baja de los 10,48 euros estimados por la empresa a 10,43 euros. Y lo que es más importante, el órgano supervisor ha revisado los parámetros utilizados por la empresa pública para determinar esa cifra. Una decisión que no afecta a las tarifas del próximo año, pero que podría marcar futuras actualizaciones.

Entre los parámetros enmendados figura el de la demanda estimada para 2019, pasando del 1,5% de incremento de tráfico de pasajeros al 2,8% que prevé Eurocontrol y que toma la CNMC como referencia. La cifra de clientes finales de Aena pasaría de los 262,9 millones de pasajeros esperados en este 2018 a 270 millones en 2019.

Los 10,43 euros por viajero están un 0,12% por encima de los 10,42 euros de 2018. A la vista de que la regulación marca un alza máxima interanual del 0%, Aena no podrá aplicar un ingreso ajustado por pasajero en 2019 mayor a 10,42 euros.

Precio máximo

El DORA 2017-2021 fijó un ingreso máximo por pasajero (IMAP) de 10,66 euros, que permite a Aena cubrir sus costes. Pero también prevé una rebaja anual del 2,22% y que el IMAP se revise en función de parámetros de calidad, inversiones o tráfico. Esto da como resultado un IMAP ajustado (IMAAJ), que debe pasar por la CNMC. El propio DORA contemplaba dos años de carencia en el ajute del ingreso máximo, lo que hace de las tarifas de 2019 el primer ejercicio para la revisión.

La CNMC también ha conminado al operador que preside Maurici Lucena y a las diez aerolíneas con mayor presencia en España a ser más ágiles y transparentes en el intercambio de información durante la negociación de las tarifas. A Aena se le exigen cifras detalladas sobre los costes de prestación de los servicios en las actividades reguladas, y a las aerolíneas se les pide una fiel imagen sobre sus previsiones de tráfico.

La CNMC había recibido recursos de las asociaciones de aerolíneas ALA, ACETA e IATA, que hoy se presentaban como vencedoras, contra las estimaciones de demanda presentadas por Aena y la escasez de datos relacionados con los costes. El operador por su parte, denunció que Tui Airways, Norwegian y Air Nostrum, entre los mayores usuarios de la red, no desvelaron durante el periodo de consultas tarifarias la demanda esperada, uso de la flota o sus necesidades en los aeropuertos.

La CNMC, que recuerda que Aena tuvo en 2017 un superávit de 308 millones en sus actividades reguladas, está convencida de haber resuelto el conflicto entre Aena y las asociaciones de aerolíneas con la aclaración sobre la metodología para determinar el ingreso medio por pasajero y la citada exigencia de juego limpio.

Normas