Las telecos temen un aumento de la factura en las subastas de espectro 5G

RBC advierte del incremento de costes en Italia, Suecia y Australia

Usuarios envían mensajes a través de sus teléfonos móviles.
Usuarios envían mensajes a través de sus teléfonos móviles. Getty

Las últimas subastas de frecuencias para la futura telefonía móvil 5G han provocado una sacudida en el sector de las telecomunicaciones. Y es que los precios finales registrados en las licitaciones que han tenido lugar en países como Italia, Suecia y Australia se han situado por encima de lo esperado, y empieza a extenderse el miedo a que esta situación se repita en más subastas en otros países durante los próximos meses.

En un informe para sus clientes con el título “Aumento de los costes del espectro 5G”, el banco de inversión RBC Capital Markets ha indicado que la subasta en Italia, en frecuencias de la banda media de 5G, sorprendió a los inversores por el alto precio. Estos analistas señalaron que si bien los operadores han sido rápidos en criticar esta situación dada la “escasez artificial”, los resultados de subastas posteriores en otros países parecen haber validado el resultado italiano.

En la subasta transalpina, que tuvo lugar en septiembre, se subastaron 60 MHz de la banda baja (700 MHz) por un precio de 0,56 euros por MHz per cápita, con un desembolso total de 2.000 millones de euros. Pero, además, se vendieron 200 MHz de la banda media de 3,7 GHz por 0,36 euros por MHz per cápita, generando unos ingresos finales para el Estado de 4.300 millones. Las operadoras participantes criticaron la estructura de la subasta, indicando que al haber cuatro operadora pugnando por dos bloques de frecuencias grandes y dos pequeños, crearon la citada “escasez artificial”.

En este escenario, en Suecia se subastaron la pasada semana 40 MHz de la banda baja por 0,68 euros por MHz per cápita. Según RBC Capital, el precio es un 22% más alto que el registrado en Italia, con Hutchison quedándose fuera, frente a Telia y Telenor, al haberse licitado solo tres lotes.

En la misma línea, casi coincidiendo en el tiempo, Australia vendió licencias de la banda media de frecuencias para 5G por un periodo de 10 años, por un precio de 0,54 dólares por MHz per cápita. Estos analistas advierten de que el precio supone una prima del 32% con respecto al precio de la banda media de Italia, que establecía un periodo de propiedad del espectro de 19 años.

Calendario

El calendario de licitaciones de espectro para 5G seguirá cumpliendo etapas a lo largo de 2019. Entre los grandes mercados destaca Alemania, que subastará espectro de la banda media (3,6 GHz) y reutilizará frecuencias ahora utilizadas en 3G. El Gobierno alemán prevé captar entre 4.000 y 5.000 millones de euros en el proceso, que tendrá lugar durante la primavera. Eso sí, todo dependerá de los términos de la subasta, criticados por Telefónica, Vodafone y Deutsche Telekom, con la decisión final sobre si se obliga a ofrecer roaming nacional para permitir la entrada de un nuevo operador.

En Francia se van a subastar a mediados del año que viene frecuencias de 3,5 y 26 GHz. El regulador Arcep señaló hace pocos días que quiere evitar el escenario italiano y está considerando nuevos términos para abaratar las concesiones a cambio de mayores compromisos de despliegue por parte de las operadoras.

En el caso de Reino Unido, las subastas de las bandas baja y media tendrán lugar a finales de 2019, mientras que en España, la licitación de las frecuencias de 700 MHz será a principios de 2020.

En estas circunstancias, los analistas estiman que la factura de espectro 5G para Vodafone será de 4.400 millones de euros, mientras que en el caso de Telefónica rondará los 4.600 millones, incluyendo los mercados latinoamericanos. Para Deutsche Telekom el coste total, sin incluir EE UU, rondará los 2.500 millones, por 2.100 millones para Orange.

Competencia en España, una amenaza

Barclays. El banco ha mejorado su estimación para el sector europeo de las telecos de cara a 2019 desde negativo a positivo. La mejora es consecuencia de factores como la menor presión regulatoria que evitará un deterioro del escenario competitivo. Así, la entidad espera un crecimiento medio de los ingresos del 1%, con una subida del Ebitda del 3,5%, y del 6% en el flujo de caja libre.

Factores negativos. Entre los puntos negativos para el sector figura el posible endurecimiento de la competencia en España. El riesgo del agravamiento de las guerras promocionales sería consecuencia de un aumento de la presión competitiva por parte de Vodafone.

Precio objetivo. Barclays rebajó el precio objetivo de la acción de Telefónica de 9,1 a 8,8 euros, si bien espera que los ingresos por servicios de la teleco aumenten un 2,4% en 2019, frente al 0,6% de 2018.

Normas