Europa gana protagonismo en el 5G con Ericsson y Nokia tras la crisis de Huawei

El grupo sueco sube un 53% en Bolsa en el año con el tirón de los últimos días

Los fabricantes chinos han empezado a perder contratos

Un cartel con el logotipo de 5G sobre una torre de telefonía móvil de Vodafone en Alemania.
Un cartel con el logotipo de 5G sobre una torre de telefonía móvil de Vodafone en Alemania. Reuters

La crisis de Huawei y ZTE, los grandes fabricantes chinos de equipos de telecos, va a tener unos beneficiados directos: sus rivales europeos Ericsson y Nokia. Y todo en un momento de trascendencia para el sector, con el inicio de los despliegues de las redes de móvil 5G, a partir de 2019.

Los mercados financieros están apostando por esta vía. Ambos grupos nórdicos han registrado notables subidas en Bolsa en las últimas semanas y van a cerrar el año con una fuerte revalorización. La sueca Ericsson acumula un avance desde enero del 53%, mientras que el rebote anual de Nokia es del 34%.

Distintos analistas respaldan esta tendencia. Bank of America Merrill Lynch elevó la pasada semana el precio objetivo de la acción de Nokia de 5,5 a seis euros con la recomendación de comprar, indicando que el grupo finlandés es un “atractivo jugador de 5G” que podría beneficiarse del aumento de las investigaciones sobre los fabricantes chinos. A su vez, Kepler situó a Nokia en su portfolio de inversiones para 2019.

En la misma línea, Mirabaud considera que las dificultades de Huawei son indudablemente positivas para Nokia y Ericsson, dado que son los únicos proveedores globales de equipos de telecos junto a la también china ZTE. Con anterioridad, Goldman Sachs indicó que Ericsson tiene una posición competitiva muy fuerte, especialmente en Norteamérica, señalando también que hay oportunidades en los mercados emergentes en 5G.

Crisis

Las noticias no han dejado de martillear a Huawei en los últimos días. Los Gobiernos de EE UU, Australia y Nueva Zelanda decidieron bloquear la venta de equipos a los grupos chinos por las amenazas de ciberespionaje a través de las infraestructuras. La crisis se agravó con la detención en Canadá de Meng Wanzhou, directora financiera y vicepresidenta de Huawei, fue acusada de fraude por EE UU por violar sus sanciones contra Irán.

BT ha excluido a Huawei de sus futuros despliegues de 5G, mientras que Orange indicó que seguirá trabajando en Francia con sus proveedores habituales, Nokia y Ericsson. El grupo anunció la pasada semana su intención de extender el 5G en 17 ciudades europeas, incluidas algunas españolas, en 2019, de cara al lanzamiento comercial en 2020. Su consejero delegado, Stéphane Richard consideró legítimas las preocupaciones sobre seguridad en los distintos países. “Las autoridades francesas están preocupadas, nosotros también”, dijo.

A su vez, según Reuters, Deutsche Telekom está revisando sus planes con proveedores dentro del debate sobre la seguridad de equipos de fabricantes chinos en Alemania y otros países en los que opera. En Japón, la prensa local ha publicado que las operadoras nacionales Softbank, NTT Docomo y KDDI han decidido no utilizar los equipos de los grupos chinos.

Mercado mundial

Crecimiento. El mercado mundial de equipos de telecos y empresas crecerá un 3% en el año 2019 hasta 122.000 millones de dólares (unos 108.100 millones de euros), y otro 3% en el ejercicio de 2020 hasta 126.000 millones de dólares, según las estimaciones de Bloomberg Intelligence. El crecimiento viene motivado por el avance de nuevos negocios como las redes para el internet de las cosas, la telefonía móvil 5G y las infraestructuras de cloud.

Estaciones base. Ericsson encabeza el mercado mundial de estaciones base de telefonía móvil en términos de ingresos, con una cuota del 27,3%. Le siguen Huawei con un 26,1%, Nokia con un 24,2% y ZTE con el 12,7%. El 10% restante se lo reparten otros fabricantes de equipos.

Normas