Internet de las cosas

El colchón ‘inteligente’ de Pikolin y Geeksme inicia su expansión internacional

En Francia se vendará a través de Cofel, participada al 50% por el fabricante de colchones español. Se ha invertido tres millones en el desarrollo de esta tecnología

El colchón inteligente incorpora un dispositivo digital que se comunica con una pulsera con sensores y una app.
El colchón inteligente incorpora un dispositivo digital que se comunica con una pulsera con sensores y una app.

El internet de las cosas ha desembarcado en la industria del sueño, y parece que lo hace para quedarse. La startup española Geeksme, que lanzó a mediados de 2017 junto a Pikolin el primer colchón inteligente con DNI 100% español, SmartPIK, lanza ahora esta tecnología en Francia y lo hace de la mano del grupo francés Cofel, participado al 50% por Pikolin y Steinhoff International, propietario de marcas como Conforama.

La expansión internacional de esta tecnología, en la que se han invertido tres millones de euros, llega tras superarse en España el millón de horas de sueño registradas por este sistema de descanso digital compuesto por un colchón de Pikolin que incorpora en su interior un dispositivo inteligente, una pulsera que debe ponerse el usuario y una aplicación que va recogiendo los datos para su posterior análisis. Según explica Geeksme, a través de diferentes sensores se registran y envían datos importantes para mejorar la calidad del descanso como la temperatura de la habitación, las fases del sueño, los movimientos al dormir o el ritmo cardíaco a una aplicación móvil disponible tanto para iOS como para Android.

El nuevo sistema de descanso inteligente, que ha recibido un premio a la innovación en 2018, ya está disponible en más de 40 modelos del portfolio del fabricante aragonés de colchones. Ahora, tras su lanzamiento en España, Portugal y Francia, el objetivo es comercializarlo en Latinoamérica y el sudeste asiático para 2019. “Si Elon Musk quiere monitorizar el descanso en Marte también podemos hacerlo”, comenta con ironía Ángel Sánchez Díaz, cofundador de Geeksme, queriendo dejar claro que están listos para poner a disposición de cualquier empresa sus soluciones, sin importar el país.

“El expertise y el canal de Pikolin y la agilidad y know how en el internet de las cosas de Geeksme han sido la receta perfecta para el lanzamiento de SpartPIK, que está transformando la industria del sueño. Las dos empresas tenemos una alianza de largo plazo, que nos beneficia a ambas”, continúa Sánchez, que habla también  de otro proyecto presentado por su compañía hace unos días: un sensor universal, que es autónomo y capaz de atender múltiples casos de uso. “Podemos hacer una pala de pádel inteligente, un casco de obra inteligente, una sala de reuniones inteligente... siempre buscando la eficiencia en el dato, ayudando a mejorar procesos, costes y la calidad de vida de las personas".

Sánchez aclara que con Universall (así se llama el sensor) tienen un claro foco B2B y B2B2C y aseguran que ya están negociando alianzas con empresas importantes como Pikolin para que lo utilicen en múltiples negocios. "Muy pronto empezaremos a desarrollar negocio en otros continentes", dice.

Este sensor universal de Geeksme mide 3,4 centímetros de diámetro por 0,9 de grosor y cuesta menos de 50 euros. La ventaja del sensor, que es capaz de medir luz, humedad, temperatura, presión... e incorporar brújula, acelerómetro, giroscopio..., es clara, dice Sánchez: tener información. "Una información que ayude a alcanzar economías de escala, seguridad en el entorno del trabajo, recordatorios de actividad física para empleados, corrección de posiciones corporales, alertas por exposición en zonas de peligro", detalla el directivo.

Normas