Tecnología

Siemens presenta su campus de edificios inteligentes en Suiza, en el que ha invertido 220 millones

La compañía alemana estima un mercado de 65.000 millones en las tecnologías de la construcción

Campus Siemens en Suiza
Campus Siemens en Suiza

 La tecnología promete cambiar el desarrollo de las ciudades a través de la digitalización de los edificios. La compañía Siemens, por medio de su división de tecnología aplicada a la construcción, Siemenes Building Technologies, ha desarrollado durante los últimos dos años un campus inteligente en el cantón de Zug (Suiza) que ha presentado esta mañana ante la prensa. El proyecto, en el que se han invertido 250 millones de francos suizos (unos 220 millones de euros al cambio), ha construido un edificio de oficinas con 1.000 espacios de trabajo y una fábrica de producción dotados de la tecnología necesaria para adaptarse al estilo de vida de las personas y maximizar la seguridad, eficiencia energética y optimización del espacio interior. 

“Con esta inversión que hemos realizado en investigación y desarrollo estamos aprovechando las oportunidades que ofrece la digitalización para evolucionar poco a poco hacia una compañía de construcción de edificios inteligentes”, ha expresado Matthias Rebellius, consejero delegado de Siemenes Buildings Technologies.

 Y es que la firma alemana tiene como objetivo posicionarse en el mercado de la construcción a través de la tecnología. Un sector para el que Siemens prevé un volumen de negocio de 65.000 millones de euros y en el que pretende entrar a operar en los próximos años en edificios dedicados a la educación, aeropuertos, hostelería, industria, medicina, ciencia y centros de datos. “El próximo año la tecnología aplicada a la construcción se convertirá en un elemento central de la nueva empresa operativa Smart Infrastructure (SI). Ofrecemos un rango completo de tecnologías que permiten mejorar la seguridad de los edificios y que automatizan soluciones para optimizar la sostenibilidad, reducir los gastos que pueda generar un edificio y mejorar la experiencia que se crea en el interior", ha explicado Rebellius.

 El complejo que acaba de presentar Siemens está dotado de un equipamiento que recoge datos sobre la energía consumida, las condiciones atmosféricas, datos biométricos de los trabajadores de la compañía y sobre el perímetro del edifico para predecir y adaptarse a los cambios que necesita en cada momento. Desde que comenzó a funcionar, en julio de este año, la eficiencia ha aumentado un 50%, según datos de la compañía. Con las nuevas instalaciones, se puede acceder a las oficinas a través de la huella dactilar; se controla la iluminación de las estancias a través de una aplicación; y se regula la temperatura deseada con el software que han desarrollado. A través de la recopilación de los datos, un equipo de analistas los procesa y mediante la inteligencia artificial permite al edificio entender las necesidades y hábitos de los inquilinos para adaptarse y adelantarse a los cambios. 

"Pasamos el 90% del tiempo de nuestra vida en edificios. Mediante la interrelación de los inmuebles, el aprendizaje a través de la recogida de datos y la adaptación continua a las necesidades del usuario, podemos aumentar la autonomía de los edificios para hacerlos más agradables, seguros y eficientes. Para ello tiene que haber una continuidad en el ciclo de vida de la persona, así el edificio también puede anticiparse e indicar los componentes que pueden fallar. El valor añadido que proporcionamos es la interpretación de la información", ha agregado el directivo de Siemenes Buildings Technologies. 

Según los datos proporcionados por Siemens, el 92% de los arquitectos no disponen de toda la información necesaria antes de comenzar los planes de edificación, el 37% de los materiales que se usa en la construcción se desperdician, el 38% de las emisiones de dióxido de carbono procede de los edificios y éstos consumen el 40% de toda la energía. Por todo ello, la compañía ha encontrado un nicho en el que entrar a operar. 

"Dentro de unos años la población en las ciudades crecerá exponencialmente. La mayor parte de las personas serán millenials, que utilizan las aplicaciones, que están acostumbrados a utilizar la tecnología y nosotros queremos ser una referencia en sofisticación. Para nosotros es una gran oportunidad porque todas las personas utilizan la tecnología y los edificios, que tradicionalmente han sido más conservadores en su aplicación, ahora tienen que incorporarla", ha concluido Rebellius.

Normas