La venta de activos dispara un 60% el resultado de las empresas no financieras

La contratación indefinida gana peso y crece más que la temporal

El Banco de España cree que ha tocado fondo la reducción de deuda privada

Parqué de la Bolsa de Madrid
Parqué de la Bolsa de Madrid

El beneficio de las empresas no financieras (industria, logística y transporte fundamentalmente) creció el 59,5% entre enero y septiembre con respecto al mismo periodo de 2017 como consecuencia del impacto positivo de ingresos extraordinario, en gran medida procedentes de la venta de activos financieros que generaron cuantiosas plusvalías. Esa es la imagen que muestra la central de balances trimestral que ha presentado el Banco de España y que recopila la situación financiera de 926 empresas. Una situación radicalmente diferente a la registrada al cierre del pasado ejercicio, en el que el resultado de estas compañías cayó un 13,3% por el impacto negativo de los ingresos y los atípicos. Sin embargo, ambos resultados no son comparables, ya que para la estadística anual se analizan las cuentas de casi medio millón de compañías, que suponen el 37,9% del tejido productivo.

El informe revela también un cambio de tendencia en el mercado laboral. Si bien el empleo en las empresas no financieras subió un 1,6%, nueve décimas menos que en 2017 (2,5%), la principal novedad es el impulso registrado por la contratación indefinida frente a la temporal. La primera aumentó un 2%, mientras el empleo temporal presentó un aumento mas reducido. “No se veía un crecimiento de la remuneración media como el que se atisba este año desde el ejercicio 2009, y se evidencia el comportamiento contracíclico de la productividad en España, de forma que ésta aumenta mucho en periodos de recesión porque el empleo que se destruye es de productividad baja, mientras que en periodos de expansión como el actual sucede lo contrario: se genera mucho empleo con niveles de productividad y salarios más bajos”, precisó Oscar Arce, director general de Economía y Estadística del Banco de España, en un encuentro con la prensa.

Ese repunte del empleo se concentró principalmente en sectores en los que el empleo se incrementó con menor intensidad (industria, comercio y hostelería). En materia laboral, Arce también destacó que la estadística revela que “la creación de puestos de trabajo se extiende a todos los sectores” y que más de la mitad de las empresas (51,5 %) crearon empleo, con lo que “por cuarto año consecutivo” es más alto el porcentaje de compañías que generan empleo que el que lo destruyen”.

El Banco de España destaca que la evolución de la actividad productiva se produjo en un contexto de mayor dinamismo de la demanda interna, de modo que tanto las ventas como las compras en España ganaron algo de peso sobre el total de ambas rúbricas. en concreto el mercado doméstico fue el destino del 80,2% de las exportaciones y del 69,5%, frente al 79,3% y 67,2% registrados en el mismo período de 2017.

En cuanto a la posición patrimonial de las empresas, en los nueve primeros meses de 2018 la deuda en relación con el activo repuntó levemente, lo que Arce interpretó como que el “proceso de desapalancamiento ya ha tocado fondo”, aunque hay todavía algunas empresas que “tienen trabajo por hacer” para sanear su balance. La estructura de los pasivos de los grupos consolidados , según Arce, evidencia una tendencia creciente del peso de patrimonio neto y de las emisiones de valores de renta fija y una descendiente de la financiación bancaria. De hecho consideró que la situación económica y financiera de las empresas es propicia para seguir aumentado la inversión y la contratación de personal, aunque ha advertido de riesgos, sobre todo externos, como el desenlace del brexit o las tensiones proteccionistas. Los ingresos financieros aumentaron un 8,4 % hasta septiembre de 2018, favorecidos por los mayores dividendos recibidos, mientras que los gastos financieros cayeron un 5,4%.

Pymes: más empleos y mayores salarios

Valor añadido. La estadística del Banco de España correspondiente a 2017 distingue la evolución de las grandes empresas (15.364) y el de las pymes (469.021). En este último caso, las empresas de la industria manufacturera, la construcción y el comercio explican más de la mitad del alza del valor añadido bruto de esas compañías.

Empleados. Las plantillas medias crecieron un 6,5%, dos décimas más que en 2016, y los salarios medios se elevaron a un ritmo del 1,5%, frente al 0,7% registrado un año antes, por encima del registrado en las grandes sociedades.

Empresas. También creció el porcentaje de pymes que registraron incrementos de plantilla, hasta un 44,1% frente a aquellas que destruyeron empleo, cuyo porcentaje bajó seis décimas, situándose en un 28,1%.

Normas