Banca

Abanca logra hacerse con Caixa Geral España y se convierte en el séptimo banco del país por patrimonio

Paga unos 364 millones de euros por la firma de origen portugués

La entidad gallega seguirá comprando si hay oportunidades en España y EE UU

El presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet Rodríguez (c), el consejero delegado de la entidad, Francisco Botas, (i) y el director general financiero, Alberto de Francisco,
El presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet Rodríguez (c), el consejero delegado de la entidad, Francisco Botas, (i) y el director general financiero, Alberto de Francisco, EFE

Partía como favorita, y así ha sido. Abanca se ha adjudicado la filial española de Caixa Geral de Depósitos (CGD) por unos 364 millones de euros (al aplicar un múltiplo del 0,65 al valor en libros de la entidad adquirida). La operación fue anunciada a media mañana por el Gobierno luso en su Consejo de Ministros, ya que es una entidad pública que tuvo que recibir ayudas, razón por la que se ha tenido que desprender de gran parte de sus filiales internacionales. Con esta compra, el grupo, cuyo prácticamente único accionista es Juan Carlos Escotet, da el salto en el mapa bancario español y se convierte en el séptimo banco de España por patrimonio, detrás de Kutxabank y delante de Bankinter (sube un puesto), y el octavo por activos. En este caso, detrás de los cinco grandes, Bankinter y Kutxabank (sube dos puestos). Este salto parecía imposible hace solo cuatro años y medio.

La operación se ha anunciado un día después de que el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y el primer ministro portugués, António Costa, se reunieran en Valladolid en el marco de la 30ª Cumbre Hispanoportuguesa.

El proyecto de Abanca es fusionar Banco Caixa Geral en España una vez obtenidas todas las autorizaciones pertinentes. Su cuota de mercado pasará así en España al 9%.
Pese a esta adquisición, Abanca tiene previsto seguir creciendo con compras, “siempre que se presenten oportunidades”, destacan fuentes de la entidad. De hecho, no descarta llevar a cabo alguna operación en Estados Unidos, donde acaba de inaugurar una oficina operativa, e incluso seguir sumando más compras en España.

Escotet aseguró hace algo más de un año que su objetivo era aprovechar oportunidades para crecer en España, Portugal y EE UU. En España acaba de comprar la filial de CGD (en 2017 adquirió Popular Servicios Financieros, división de crédito al consumo de Banco Pastor); en Portugal compró en marzo el negocio minorista de Deutsche Bank, por lo que solo le queda posicionarse en Estados Unidos para cumplir sus objetivos de expansión. Aunque tampoco descarta seguir comprando en España (negoció su fusión con Liberbank hace algo más de un año).
En un comunicado, la entidad española asegura que “las autoridades portuguesas han valorado positivamente el proyecto de desarrollo presentado por Abanca, que, entre otras cuestiones, supondrá la aplicación a la entidad adquirida de las capacidades tecnológicas del banco con sede en Galicia, su modelo operativo y de relación con el cliente y sus capacidades comerciales especializadas en segmentos de alto valor”.

Abanca ha logrado en menos de un lustro dar un gran salto y pasar de ser una antigua caja de ahorros intervenida y subastada (su origen es Novacaixagalicia) a sobresalir en la banca mediana, y contar con presencia internacional. Tras esta operación su volumen de negocio se elevará a 82.647 millones de euros, tras incrementar su volumen de negocio en 7.000 millones: 2.950 en depósitos de la clientela, 3.446 en crédito y 389 en activos bajo gestión. De hecho, desde marzo con la compra de Deutsche Bank en Portugal, su negocio ha crecido un 20%.

Con la incorporación de Banco Caixa Geral en España sumará 110 oficinas y 131.000 clientes, además de unos 524 empleados. Consigue duplicar su presencia en Madrid, al pasar a tener 40 oficinas, aunque es en Extremadura donde da el salto, donde no tenía presencia y ahora pasa a contar con 40 sucursales.

La red de la entidad adquirida está situada en 10 comunidades autónomas (Madrid, Galicia, Extremadura, Castilla y León, País Vasco, Asturias, Cataluña, Aragón, Andalucía y la Comunidad Valenciana), con especial presencia en la frontera de Portugal.

La entidad presenta un ratio CET1 phase in del 14,9%, un “exceso de capital” sobre los requerimientos del BCE de 1.882 millones de euros, y una posición de liquidez cifrada en 10.646 millones de euros, explica Abanca. Su morosidad ha experimentado “una de las mayores reducciones del sector, al situarse en el 4,5%, con una cobertura del 57,2%. Sus ingresos recurrentes crecen a un ritmo del 10% (margen básico, resultados del tercer trimestre).
Banco Caixa Geral opera principalmente en banca para particulares, banca privada y personal, y banca de empresas, en este último segmento con especial atención a compañías con actividad transfronteriza.

La gran perdedora de esta subasta ha sido Cajamar, que también había presentado oferta por este banco luso en España, pero tras quedarse Abanca con ella, la entidad de origen almeriense optará por crecer con la apertura de oficinas.

El sudafricano Capitec se queda con la filial de Caixa Geral en Sudáfrica, denominada Mercantile.
La pública CGD tiene alrededor de 16.000 empleados y, además de operar en Portugal, tiene sedes en España, Brasil, Angola, Mozambique, Macao o ­Sudáfrica.

Salida a Bolsa. Los planes de Juan Carlos Escotet pasan por sacar a Bolsa Abanca, pero en un futuro por determinar. Considera que aún existen varias incertidumbres en el mercado.

Ayudas de CGD. Las ventas autorizadas ayer de las filiales de CGD están incluidas en un plan estratégico que culminó en 2017 un proceso de recapitalización acordado entre el Gobierno portugués y la Comisión Europea, que reforzó el capital del banco en unos 4.900 millones de euros. Esta recapitalización incluyó una inyección de capital público de 2.500 millones de euros, la transferencia por parte del Estado del 49% de su participación en Parcaixa, subsidiaria de CGD, con un valor contable en torno a 500 millones de euros, y la conversión de instrumentos de deuda con un valor próximo a 900 millones de euros. También se realizaron dos emisiones de deuda, una de 500 millones de euros de títulos subordinados en 2017 y otra el pasado mes de junio, que supuso una emisión de 500 millones de euros en obligaciones a diez años.

Normas