La matriz de Brico Depôt busca un comprador para sus tiendas de España

Kingfisher anuncia su salida de España, Portugal y Rusia en los próximos meses

Fuentes de la compañía indican que las tiendas españolas continuarán abiertas

La matriz de Brico Depôt busca un comprador para sus tiendas de España

La compañía de distribución británica Kingfisher, dueña de cadenas como Brico Dêpot o Castorama, anunció ayer su decisión de abandonar sus operaciones en España, Portugal y Rusia.
En la presentación de los resultados del tercer trimestre fiscal, su consejera delegada, Véronique Laury, explicó que la compañía “está comprometida con nuestro plan de construir un negocio robusto a largo plazo. Como parte de ese compromiso, hemos tomado la decisión de salir de Rusia, España y Portugal, lo que nos permitirá ejecutar nuestra estrategia con un mayor foco y eficiencia en nuestros mercados principales”.

Esto afecta de forma directa a las 31 tiendas que la cadena de productos de bricolaje tiene en la península ibérica, 28 de ellas en España y en las que trabajan cerca de 1.500 empleados. Según explican fuentes de la empresa, la decisión de Kingfisher no conlleva el cierre de estos puntos de venta ni, como consecuencia, el despido de sus trabajadores.

La intención de la matriz es encontrar un operador que adquiera sus centros y se haga cargo de su plantilla, un proceso que se extenderá durante los próximos meses, aunque la firma espera poder cerrarlo antes de que acabe 2019. Mientras tanto, los centros de Brico Dêpot continuarán con su funcionamiento habitual.

Por su parte, fuentes sindicales explicaron a este diario que, por el momento, la empresa no había comunicado sus intenciones ni sus planes de futuro al comité de empresa, algo que esperan suceda a la mayor brevedad. En octubre del año pasado, sindicatos y empresa firmaron el nuevo convenio colectivo de la misma, que contemplaba una duración de cuatro años.

En los últimos ejercicios, Brico Dêpot ha visto reducir sus ventas ante la pujante competencia de otros operadores, como Bricomart, y el propio desgaste del formato de hipermercado.

En el ejercicio 2017-2018, sus ventas en España alcanzaron los 355 millones de euros, un 5% menos que un año antes, según el informe anual publicado por Kingfisher.

Las operaciones de Brico Dêpot en el país están agrupadas en la sociedad Euro Depot, que acumuló pérdidas de más de 14 millones de euros entre los ejercicios 2015 y 2017. En su último informe anual, Kingfisher apuntaba un beneficio operativo de algo más de dos millones de euros.

Normas