Judicatura

Marchena renuncia y el PP abandona el acuerdo para renovar el Poder Judicial

Hace pública su decisión "con la que reivindica su independencia"

Sánchez "lamenta pero comprende" la decisión del magistrado

El presidente de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, Manuel Marchena
El presidente de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, Manuel Marchena EFE

El magistrado Manuel Marchena, candidato pactado por el Gobierno y el PP para presidir el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), ha anunciado este martes que renuncia a presidir el órgano de gobierno de los jueces. Marchena defiende su independencia y se desliga del acuerdo político entre PSOE Y PP.

"Jamás he concebido el ejercicio de la función jurisdiccional como un instrumento al servicio de una u otra opción política para controlar el desenlace de un proceso penal", recalca el magistrado en el comunicado, al que ha tenido acceso Europa Press.

Marchena se desmarca del pacto político para la renovación del Consejo y defiende que su "independencia" ha caracterizado su carrera judicial. Asegura que sus desempeño como magistrado del Tribunal Supremo es "la mejor muestra" de que "jamás" ha aplicado el derecho siguiendo opciones políticas. "Mi trayectoria como magistrado ha estado siempre presidida por la independencia como presupuesto de legitimidad de cualquier decisión jurisdiccional", ha resumido.

Poco después de conocerse la decisón, el Partido Popular ha anunciado que suspende el acuerdo con el PSOE para renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), y atribuye al Gobierno socialista la responsabilidad de esta decisión. Así lo han confirmado a Efe fuentes del PP, partido que ya no considera a la ministra de Justicia, Dolores Delgado, interlocutora válida en este proceso, y que, por otra parte, han calificado de "acertada" la decisión de Marchena, el candidato acordado por populares y socialistas.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha lamentado la renuncia, pero ha defendido al juez: "Comprendo perfectamente la renuncia de Marchena, cuando se pone en cuestión la imparcialidad de un juez como Marchena es comprensible que haya tenido que dar paso atrás", ha asegurado Sánchez a su llegada a un acto en Madrid. El presidente ha pedido al PP que no dé por rota la negociación para la renovación del poder judicial.

"Al haberse puesto en cuestión la imparcialidad necesaria de un juez, su renuncia, si algo demuestra, es lo acertado del nombre. Porque en cuanto se ha puesto en cuestión su imparcialidad ha decidido renunciar al puesto. Lo más necesario es que los jueces no se vean afectados y que podamos renovar el órgano de los jueces cuanto antes", ha añadido Sánchez.

Normas