El nuevo jefe de Telecom Italia se enfrenta a viejos desafíos

Luigi Gubitosi apoya el plan del fondo Elliott Management de impulsar la escisión de NetCo de la compañía y vender activos

El nuevo jefe de Telecom Italia se enfrenta a viejos desafíos

Telecom Italia tiene un nuevo jefe, pero los mismos desafíos engorrosos. El domingo, la compañía de telecomunicaciones italiana nombró a Luigi Gubitosi para sustituir a Amos Genish. El directivo intentará gestionar una compleja escisión en la empresa apoyada por el fondo Elliott Management y el Gobierno italiano. Pero la amarga oposición de Vivendi, que tiene el 24% de las acciones, provocará dificultades en el plan.

El nuevo consejero delegado, de 57 años, no es ajeno al desafío: su trabajo más reciente fue como representante del Estado italiano en la supervisión de Alitalia. Su experiencia en la aerolínea y en la emisora estatal RAI convierte a Gubitosi en mejor opción que su predecesor israelí para navegar por el intrincado panorama político y regulatorio del país. Como antiguo jefe del operador y rival Wind, también conoce bien el sector de las telecomunicaciones.

Gubitosi fue el más encarnizado oponente sobre el tablero de su predecesor, Amos Genish, y apoya el ambicioso plan de Elliott de impulsar la escisión de la compañía NetCo, que pertenece a la operadora italiana. Para convencer rápidamente a los inversores, podría sugerir la venta de activos. Por ejemplo, la de una parte adicional del grupo de torres móviles Inwit, que ayudaría a reducir la deuda neta del grupo de 25.000 millones de euros y aliviaría la presión de los inversores, que han visto cómo sus acciones han caído un 27% este año.

Al Gobierno le gusta la idea de la escisión y está redactando un acuerdo que allanaría el camino para una fusión de NetCo con su rival de banda ancha Open Fiber, que convertiría la compañía fusionada en un activo regulado, similar a las redes de energía, que pueden cobrar tarifas mínimas sobre la base de la inversión real. La empresa pública Cassa Depositi e Prestiti, que posee la mitad de Open Fiber, apoya la iniciativa.

Sin embargo, Gubitosi tendrá que despejar varios obstáculos enormes. Vivendi, que sigue siendo el mayor accionista de Telecom Italia, no quiere perder el control de la red. El grupo de medios de Bolloré todavía tiene confianza con cinco directivos de los 15 miembros totales del consejo, incluido Genish. Pueden convocar una junta de accionistas para oponerse a cualquier estrategia. Podría usar su participación para bloquear la escisión, lo que requeriría la aprobación de dos tercios de los accionistas que asisten a la junta general. Telecom Italia puede tener una nueva cara en el cargo, pero mientras sus inversores sigan peleándose, su estrategia seguirá siendo un embrollo.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Belén Juárez, es responsabilidad de CincoDías.

Normas