Santander y Repsol disparan un 9,2% el importe de los dividendos de las empresas que cotizan en Bolsa

Janus Henderson calcula que las cotizadas nacionales repartieron 5.430 millones de euros entre los meses de julio y septiembre

Santander y Repsol disparan un 9,2% el importe de los dividendos de las empresas que cotizan en Bolsa

La retribución de las compañías cotizadas continúa siendo un baluarte de la Bolsa española. No en vano, el Ibex incluyendo el pago de dividendos pierde en el año un 6,77%, cuando el índice sin incorporarlos retrocede un 9,8%.

En el tercer trimestre del año, las compañías españolas repartieron un total de 6.200 millones de dólares (unos 5.430 millones de euros), según un estudio de Janus Henderson. El importe supone un crecimiento del 9,2% respecto al mismo periodo del año pasado.

La gestora explica que “las empresas españolas distribuyen más dividendos en el tercer trimestre que el resto de países, dado que suelen repartirlos de manera más uniforme a lo largo del año”. Al contrario de lo que ocurre en el resto de países europeos, en los que los repartos de beneficios a los accionistas son discretos tras la gran temporada de entrega de dividendos del segundo trimestre.

Hay dos grandes cotizadas del Ibex que explican el incremento del importe distribuido en España: Santander y Repsol.

El banco entregó 0,065 euros por acción el pasado 1 de agosto. Janus Henderson explica que la entidad financiera elevó su dividendo un 33,7% respecto al que abonó en el mismo mes de 2017. Y a esto se suma el aumento del importe total derivado de la ampliación de capital de 1.458,2 millones de títulos ejecutada en julio de 2017, después de la absorción de Popular. Con esa operación logró 7.072 millones de euros y el elevó el número de títulos en torno a un 10%.

“Siguiendo la tendencia de alzas de dividendos en el sector petrolero, Repsol incrementó su reparto un 14%”, señala Janus Henderson. La empresa que preside Antonio Brufau abonó 0,485 euros por acción el pasado 10 de julio a quien lo deseara pues utilizó la fórmula del scrip dividend (una ampliación de capital con cargo a reservas en la que se entregan acciones nuevas sin coste para la compañía). En ese caso, el 86,74% de los accionistas aceptó los títulos nuevos (uno por cada 34 existentes). El desembolso en efectivo de la compañía a los que solicitaron el pago en metálico fue de unos 100 millones de euros.

En el resto de los países europeos sin incluir Reino Unido el crecimiento de los dividendos sin tener en cuenta el efecto divisa fue del 9,1%, hasta los 19.000 millones de dólares (unos 16.640 millones de euros). En el mundo, el importe repartido en dividendos en el tercer trimestre fue de 354.200 millones de dólares (unos 310.000 millones de euros), una cifra récord, tras crecer un 9,2%, el mismo porcentaje que aumentaron en España.

Normas