Los grandes fondos invierten 832 millones contra la banca cotizada

Los bajistas elevan la presión sobre Sabadell y Bankinter

Dia sigue siendo el valor más castigado dentro del Ibex

Posiciones cortas en el Ibex pulsa en la foto

La banca española logró a cierre de la semana pasada coger aire y frenar su sangría en Bolsa. Al fallo del Tribunal Supremo a favor del sector financiero en la polémica del impuesto sobre las hipotecas –corregido después por el Gobierno– se ha sumado el freno de los inversores bajistas, que habían hecho de la banca su diana. Según los últimos datos publicados por la CNMV, los fondos de inversión y hedge funds han invertido 824,66 millones de euros contra las entidades financieras del Ibex a precio de mercado. Esta cantidad representa el 15,37% del total de posiciones bajistas del selectivo español que a precios de mercado están valoradas en 5.363,86 millones. Si se incluye a Liberbank y Unicaja la presión los bajistas sobre la banca sube a los 832,14 millones.

Las posiciones cortas son un tipo de operación bursátil que consiste en tomar títulos prestados para venderlos en el mercado con la esperanza de que esas acciones caigan en Bolsa durante ese tiempo y recomprarlas después en el mercado a un precio menor. El inversor busca así comprarlas a un precio inferior y embolsarse la diferencia.

En las últimas semanas solo Sabadell y Bankinter han registrado un incremento de los inversores bajistas. La entidad que preside Josep Oliú no atraviesa su mejor momento. A las dudas que se ciernen sobre el sector financiero en su conjunto, se suma el resultado de los test de estrés de la Autoridad Bancaria Europea (EBA). Sabadell fue la entidad española peor parada en las pruebas y eso ha tenido su reflejo tanto en la cotización como en las operaciones cortas.

Por si esto no fuera suficiente, el banco se está viendo afectado por las tensiones en el mercado de deuda italiano.A cierre del primer semestre, último periodo del que se disponen datos, Sabadell tenía en cartera 5.9000 millones en bonos del transalpino. Los inversores bajistas conscientes de esta situación están dispuestos a hacer caja con la caída en Bolsa de la entidad y en la última semana han elevado su peso sobre el capital hasta el 1,77% frente al 0,99% que tenían el 26 de octubre. Por su parte en Bankinter, los bajistas alcanzan el nivel más alto desde diciembre de 2016 al pasar de ostentar un 0,7% al 1,19%.

BBVA, Santander y Bankia

Mejor suerte corren entidades como Bankia, BBVA y Santander que han visto cómo la presión bajista cede. La entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri sigue siendo la más castigada por los cortos, que alcanzan el 4,01% de su capital frente al 5,03% anterior. Pese a la menor presión, en las últimas dos semanas lo más agresivos han sido AQR Capital Management (1,129% del capital) así como BlackRock, que ha pasado del 0,5% al 0,6%, y Marshall Wace (0,6%).

BBVA también ha logrado rebajar la tensión (las posiciones cortas caen del 0,48% al 0,22%, su nivel más bajo desde mayo). La entidad sufrió el viernes su mayor caída en Bolsa desde el Brexit después de que el Gobierno de López Obrador amenazara con quitar las comisiones bancarias, unas operaciones que para el banco supusieron unos ingresos de 900 millones de euros a cierre de septiembre. Si bien, el Ejecutivo mexicano se desdijo horas después. Por su parte, Santander limita su exposición a los inversores bajistas al 0,29% desde el 0,31%, porcentaje que a precios de mercado está valorado en 196,37 millones.

Fuera del Ibex, Unicaja y Liberbank se mantienen estables. La última vez que la entidad andaluza comunicó cambios en las posiciones cortas fue en julio de este año cuando anunció que los bajistas tenían un 0,27% de su capital. En Liberbank continúan anclados en el 0,2%, cuantía que no varía desde el pasado julio.

Los inversores bajistas también aflojan la soga sobre Dia, la cotizada más castigada en el año con una caída en Bolsa del 82%. La cadena de supermercados continúa siendo la más acosada por las posiciones cortas, pero logra rebajar la presión a su nivel más bajo en dos años. Gota a gota el nuevo plan empieza a despertar la confianza de los inversores y a cierre del viernes las posiciones cortas se limitaban al 11,45% del capital (51,24 millones de euros) frente al 13,36% anterior.

Normas