Fiscalidad

¿Se pagan demasiados impuestos en Canarias?

Empresarios y economistas creen que hay margen para bajar el IGIC. Hay ventajas fiscales... y una de las rentas per cápita más bajas

El presidente de Canarias, Fernando Clavijo
El presidente de Canarias, Fernando Clavijo
Las Palmas de Gran Canaria

Una de las tasas de paro más altas (19,6% según la última EPA), los sextos por la cola de España en PIB per cápita en 2017 según el INE (20.425 euros) … ¿Y los impuestos? ¿Pagamos demasiados tributos en las islas?

Canarias ha tenido históricamente un diferencial fiscal con respecto al resto de España. A día de hoy, eso hace que haya sensibles diferencias en lo que paga un peninsular de IVA (entre un 4% y un 21%) y un canario de IGIC (desde un 0% al 20%) Se justifica por el Régimen Económico y Fiscal (REF) de las islas, pensado para compensar su insularidad y lejanía.

Salvador Miranda, director de la Cátedra del REF de la ULPGC resume así la situación fiscal: “En la imposición indirecta (el IGIC o el IVA) los residentes pagamos menos impuestos que en la península. En imposición directa (IRPF o Impuesto de Sociedades) las actividades empresariales sí tienen diferencial claro respecto a la península. Porque en Canarias las empresas apenas pagan impuestos si se comprometen a invertir a través de herramientas del REF como la Reserva de Inversiones de Canarias.”

En cambio, en la declaración de la renta de los asalariados, los canarios pagan lo mismo que cualquier otro español. Miranda resume: “El ciudadano de la calle paga la misma imposición directa que el de la península, mientras que el empresario paga menos condicionado a que reinvierta en Canarias”. Las islas también se benefician de un menor Impuesto de Donaciones y Sucesiones. Unas ventajas fiscales que nadie discute. “Somos una región ultraperiférica con unas desventajas estructurales asociadas a una lejanía y sobrecostes que no tienen otras comunidades autónomas” recuerda Arturo Melián, profesor de Economía y Dirección de Empresas de la ULPGC. Y cita un estudio de colegas suyos, José Rivero (ULL) y Rodolfo Espino (ULPGC) en el que “midieron la presión fiscal en 2016, y Canarias tenía un 24% frente a un 33,5% de España.”

Pero al margen de las medidas para compensar las desventajas económicas de Canarias, instituciones como el Instituto Juan de Mariana y los empresarios y economistas consultados para este reportaje coinciden en que más que hablar de presión fiscal hay que hablar de esfuerzo fiscal, que tiene en cuenta el Producto Interior Bruto per cápita del territorio que se evalúa. Es decir, que a iguales impuestos, hace un mayor esfuerzo fiscal la población que tiene una menor renta per cápita. Justo el caso de Canarias. Tal vez por eso, todos coinciden en que se podrían bajar algo más los impuestos indirectos como el IGIC.

El Círculo de Empresarios de Gran Canaria aplaude el anuncio del Gobierno de Canarias de reducir el IGIC del 7% al 6,5% en los presupuestos del año que viene. Celebra, además, que la rebaja se centre en la ciudadanía, la que más ha soportado la crisis. “Creo que seguimos pagando más impuestos de los que deberíamos pagar” afirma José Jiménez, el responsable de su Gabinete de Investigación y Comunicación. “Siempre pensamos que el IGIC tuvo un fin recaudatorio y no de compensación y eso hizo que el diferencial fiscal con el resto de España, no solo de ese impuesto, sino de otros, bajara casi cinco puntos en los últimos años”.

Esta y otras patronales, como la Confederación Canaria de Empresarios señalan que estamos muy lejos del 5% del tipo general de IGIC previo a la crisis. Su presidente, Agustín Manrique de Lara, recuerda que en 2012 ese tipo subió “en un 40%. Eso se ha mantenido hasta la fecha y ahora se anuncia un ligero recorte del 0,5%. Nuestra postura es pedir que se devuelva a los niveles previos a la crisis de forma paulatina”, asegura.

Pero, ¿cómo hacerlo sin recortar servicios esenciales cuando la administración ya se ha acostumbrado al disponer de más dinero al ir saliendo de la crisis? Las voces coinciden: con una gestión más eficiente y controlando el gasto. “La comunidad autónoma debe mirar hacia dentro, hacia la buena gestión y la eficiencia de su trabajo más que a pedir dinero y que no vaya a su sitio” resume José Jiménez.

Presiones fiscales y otras circunstancias

Impuestos locales. Según un informe del Consejo General de Economistas de España, Santa Cruz de Tenerife es la capital de provincia con menor presión fiscal en lo que se refiere a impuestos locales, con 383 euros por habitante. La capital grancanaria, con 428 euros, es la cuarta con menos presión.

Seguridad Social. De los 10.000 millones de euros que se recaudan en impuestos y cotizaciones al año en Canarias, las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social son la partida más alta: 4.500 millones, según el Círculo de Empresarios de Gran Canaria.

Impuestos indirectos. La subida del tipo general de IGIC hizo que la recaudación pasara de 931 millones de euros a 1.627 millones en 2017.

Normas
Entra en El País para participar