La CNMC propone una rentabilidad del 5,6% para las redes eléctricas y del 7,1% para las renovables

El organismo supervisor apenas cambia su planteamiento inicial

La tasa. a aplicar a partir de 2020, se ligará al coste ponderado del capital (WACC)

Sede de la CNMC en Madrid.
Sede de la CNMC en Madrid.

El Pleno de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) aprobó este martes su propuesta de metodología para calcular la tasa de retribución para aplicar el valor de las redes de distribución y transporte de electricidad y el de las energías renovables a partir de 2020 y determinar así la rentabilidad de dichos activos.

 El organismo supervisor, a petición del Ministerio de Transición Ecológica, elaboró hace unos meses una primera recomendación, que sometió a consulta pública a principios de agosto y cuyo plazo terminó a mediados de septiembre. La ahora aprobada por el Pleno es la definitiva y una vez introducidos los cambios se enviará al ministerio que dirige Teresa Ribera.

Tras las alegaciones de las empresas afectadas, la CNMC plantea una rentabilidad del 5,6%, frente al 5,47% del informe inicial y del 7,1% para las renovables, frente al abanico del primer informe de entre el 7,04 y el 7,1%. El organismo se mantiene así en su idea inicial con apenas una décima de subida tras estudiar las alegaciones de las empresas.

Como es sabido, lo relevante no es tanto la tasa resultante como el cambio radical de metodología que plantea el supervisor, que está en línea con la petición del sector, de utilizar como referencia para fijar la rentabilidad el coste medio ponderado del capital (WACC). La reforma eléctrica de 2013, con vigencia por seis años, hasta 2020, ligó la rentabilidad de estos activos al bono del Tesoro a 10 años más un diferencial de 200 puntos básicos, lo que ha supuesto en todos estos años una tasa del 6,5% en el caso de las redes eléctricas y del 7,45% en el de las renovables.

Dada la caída de la rentabilidad del bono, de no hacerse nada y mantenerse el mismo diferencial (tal era la posición del exministro de Energía, Álvaro Nadal) las distribuidoras eléctricas estarían abocadas a un derrumbe de su remuneración hasta algo más del 4%.

La decisión de la CNMV de proponer una metodología basada en el WACC fue bienvenida por el sector que lo considera un criterio más razonable y realista que el bono y reduce la incertidumbre. Sin embargo, las afectadas han reclamado una definición más adecuada de los parámetros de la metodología, lo que daba lugar a un tasa inferior a la que se aplica en Europa.

En el caso de las renovables, que siempre han negado recibir la tasa de remuneración “oficial”, el coste de capital será más difícil de calcular pues existen 2.000 pequeñas empresa a las habrá que aplicar parámetros.

Ahora solo queda por ver si el Ministerio de Transición Ecológica acepta tal cual la propuesta de la CNMC con la que, por cierto, está negociando la restitución de las competencias que le hurtó o no le reconoció el anterior departamento de Álvaro Nadal, como la propuesta de peajes eléctricos.

 

Un mecanismo europeo

Con la llegada del nuevo Gobierno, y por el momento, el sector energético reconoce que la interlocución ha mejorado. El pulso con el exministro de Energía, Álvaro Nadal, era una constante.

La amenaza de que se mantuviera el actual criterio de retribución de los activos regulados, como las redes o la mayoría de renovables, le valió a las empresas fuertes caídas en Bolsa.

Ahora aceptan como mal menor la retribución derivada de la propuesta de la CNMC (las eléctricas pedían un 7%). ya que el método propuesto para determinarla, el WACC, ofrece mayor estabilidad regulatoria y es el mecanismo aplicado en Europa.

Normas