Chanel Nº 5 se viste de rojo y lanza una edición limitada a 28.000 euros

La 'maison' francesa modifica, por primera vez, el diseño de su perfume más icónico, creado en 1921

Reedita, además de L'Eau y Eau de Parfum, una colección exclusiva de 55 piezas en cristal de Baccarat

Lujo

Por primera vez en su historia, el mítico frasco de Chanel Nº 5, diseñado en 1921 para acoger el perfume más seductor y cotizado, abandona su transparencia y se viste de un profundo e intenso color rojo. El original frasco rectangular con un tapón facetado, diseñado por Jean Helleau, se ha convertido en un icono de sencillez geométrica, un símbolo del minimalismo y un ejemplo de modernidad estética. Dentro, la esencia que concibió Coco Chanel, una visionaria adelantada a su tiempo, que afirmó cuando lo creó que se trataba de un perfume con olor a mujer, una composición pensada, al igual que sus creaciones de moda, para vestir con personalidad a las mujeres.

La diseñadora eligió este floral aldehído de por vida y lo convirtió en su talismán olfativo. De hecho, el perfume es prácticamente idéntico a cómo ella lo concibió, tan solo se han cambiado ligeros matices, que han permitido mantener su esencia. Por ejemplo, en 1986, Jacques Polge, nariz de Chanel desde 1978, reinterpretó la partitura olfativa de su predecesor para lanzar una versión más amplia de Eau de Parfum.

Secuencia del proceso de elaboración del frasco de Chanel.
Secuencia del proceso de elaboración del frasco de Chanel.

Su máxima cota de popularidad la alcanzó cuando Marilyn Monroe confesó que lo único que se ponía para dormir eran unas gotas de Chanel Nº 5. No fue la única que quedó hechizada por la fragancia. Artistas como Dalí, Picasso, Man Ray, Brancusi, Stravinski o Appolinaire se rindieron ante su diseño, que les sirvió de inspiración. También estrellas cinematográficas han contribuido, a iniciativa de Jaques Helleu, director artístico de la firma desde 1965 hasta su fallecimiento en 2007, con su imagen a mantener ese halo de glamur que lo acompaña, aunque también el perfume fue el pasaporte de lanzamiento en Estados Unidos de actrices como Catherine Deneuve, que en 1968 era imagen de Nº5. Le siguieron otros rostros como Candice Bergen, Suzy Parker, Ali MacGraw, Lauren Hutton, Carole Bouquet, Estella Warren, Nicole Kidman y Audrey Tatou. Incluso un hombre, Brad Pitt, fue en 2012 imagen de la fragancia femenina.

La edición de coleccionista está fabricada en cristal de Baccarat.
La edición de coleccionista está fabricada en cristal de Baccarat.

Una historia que comienza en 1920, cuando Gabrielle Chanel conoció al perfumista de origen ruso, Ernest Beaux, al que le propuso el reto de crear un perfume femenino con esencia de mujer. Extraordinario y poderoso. Un año más tarde, Beaux viajó hasta el Círculo Polar Ártico, donde encontró en el sol de medianoche su inspiración. En su proceso creativo llegó a mezclar hasta 80 esencias: aldehído, flor de naranjo amargo, jazmín, rosa, madera de sándalo, vainilla y vetiver de Haití y nerolí...

Cada frasco se elabora de manera artesanal.
Cada frasco se elabora de manera artesanal.

La diseñadora escogió la muestra número cinco de las que le presentó el perfumista. Era su cifra de la suerte. Dice la leyenda también que era una mujer supersticiosa y presentaba su colección el quinto día del quinto mes, el 5 de mayo. El primer centenar de frascos los regaló en Navidad a sus mejores clientes, pero pronto vio que tenía acogida, gustaba a las mujeres y no dejaba indiferente a los varones, y decidió que comercializarlo en sus tiendas.

El diseño es de estética minimalista.
El diseño es de estética minimalista.

Para el diseño del frasco huyó de la tendencia de la época, muy dada a vestir los perfumes con envases de recargada ornamentación. Coco Chanel eligió al acuarelista y creador de frascos de lujo parisino, Jean Helleu, que ideó un diseño minimalista y atemporal. Se trataba, en aquel momento, de un frasco rompedor, vestido con una sencilla etiqueta blanca y cubierto con un tapón tallado. Ahora, el perfume más icónico de la historia y el color favorito de Gabrielle Chanel, el rojo, del que exploró tanto los matices como su luminosidad y profundidad, se unen en una edición de L’Eau, Eau da Parfum (150 euros) en vidrio rojo tintado, y otra de 55 piezas numeradas de Extrait (900 ml) en cristal de Baccarat, a 28.000 euros.

Normas
Entra en El País para participar