Cuenta resultados

Guardiola: "no tenemos por qué sufrir las consecuencias de un cambio de criterio" en las hipotecas

Sabadell obtuvo 247,8 millones de euros de beneficio, un 56,8% menos y se dispara en Bolsa

El consejero delegado confía en que no habrá retroactividad en el impuesto de AJD

El consejero delegado del Sabadell, Jaime Guardiola , durante la rueda de prensa para informar de los resultados del tercer trimestre.
El consejero delegado del Sabadell, Jaime Guardiola , durante la rueda de prensa para informar de los resultados del tercer trimestre.

El consejero delegado de Banco Sabadell, Jaume Guardiola, confía, como el resto de sus colegas, en que los bancos no tendrán que sufrir las consecuencias de la retroactividad en caso de que el Tribunal Supremo confirme la sentencia del jueves 18 de octubre en la que dictaminaba que es el prestamista el que debe asumir el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (AJD) de las escrituras hipotecarias. Así lo ha expuesto el número dos de Sabadell durante la presentación de los resultados correspondientes a los nueve primeros meses del ejercicio. Su opinión coincide con la que expresó un día antes su homóloga en Bankinter, María Dolores Dancausa, o la del presidente de la AEB, José María Roldán, y el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar. 

El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, también aprovechó este viernes un encuentro económico para declarar que la sentencia del Tribunal Supremo sobre el impuesto de las hipotecas ha dado paso a una "gran incertidumbre" jurídica, y ha confiado en que el alto tribunal encuentre una solución acorde con el derecho constitucional y que deje a España con una "mejor imagen". 

El resto de los banqueros, que presentarán la semana que viene los resultados de sus respectivas entidades, como Bankia, BBVA o Santander, también tienen previsto lanzar este mismo mensaje. 

Guardiola cree que, teniendo en cuenta el sentido común y pensando en preservar la seguridad jurídica, la lógica sería que no existiera retroactividad. "Los bancos hemos estado cumpliendo con esta ley que data de 1995, no tenemos por qué sufrir las consecuencias de un cambio de criterio", ha apuntado. "Si ese cambio de criterio se confirma, lo natural es que se aplique de ahora en adelante, para que la seguridad jurídica se preserve, un elemento absolutamente trascendente para la vida orgánica de un país", ha aseverado.

Sabadell también tiene previsto compensar en el precio de las hipotecas el coste que deberá asumir a partir de ahora la banca con el pago del impuesto de las hipotecas si finalmente se confirma el fallo del Supremo el próximo día 5 de noviembre. Eso sí, el banco mantiene que al final el cliente pagará más o menos lo mismo, ya que la previsible subida de los diferenciales de las hipotecas será similar a lo que deja de desembolsar el cliente por el impuesto de AJD. 

Pese a todo,  Guardiola cree que, en tal escenario, se intensificaría la guerra comercial hipotecaria, ya que los bancos continuarían guiándose por el sentido de la competencia y la rentabilidad.

La entidad ha anunciado que el beneficio neto del grupo entre enero y septiembre se sitúa en 247,8 millones de euros (467,7 millones de euros sin considerar TSB), un 56,78% menos que un año antes (62% menos si se compara con el perímetro mayor del pasado ejercicio). El "impactado por extraordinarios" relacionados con TSB y los problemas durante la migración de su plataforma tecnológica han sido la principal causa de la caída del beneficios, explica la entidad. En total, el banco se ha apuntado en su cuenta de resultados 559 millones de euros de coste para solucionar el descalabro imformático y comercial sucedidos en su filial británica TSB al llevar a cabo la migración tecnológica de esta entidad, y que dejó a miles de clientes sin poder operar con sus cuentas (el impacto neto total de la migración tecnológica de TSB en el conjunto del año ascenderá a 320,9 millones de euros). Además, se suma el impacto que ha supuesto la venta de su cartera de inmuebles a pérdidas. 

Esta operación también ha reducido su nivel de capital de máxima calidad, el CET1 fully liaded, al bajar del 12% al 11%, aunque el banco espera recuperar pronto su nivel de principios de año. 

Este trimestre estanco recoge un impacto de 87,7 millones de euros por los costes post migración de TSB, y quedan otros 30 millones de euros que se apuntará en el último trimestre. La entidad explica que, excluyendo TSB, el beneficio neto atribuido al grupo asciende a 467,7 millones de euros, lo que supondría una caída del 19,3%.

En el tercer trimestre, el beneficio neto se sitúa en 127,2 millones, lo que supone una caída del 36% respecto a los 201 millones de igual periodo de 2017. La cifra está en línea con los 128 millones que de media esperaban los analistas de Bloomberg.

El margen de intereses entre junio y septiembre se sitúa en 2.742,7 millones de euros y un crecimiento del 3,8%. Las comisiones netas aumentan un 8,4% hasta 978,1 millones de euros. El margen bruto, sin embargo, baja un 14,9% hasta situarse en 3.883,2 millones.

Los gastos de explotación se sitúan en 2.198,7 millones, de los que 212,8 millones de euros son no recurrentes que corresponden principalmente a la migración y post migración de TSB.

En nueve meses, el negocio bancario en España registró un beneficio de 747,3 millones (un 42,8% por debajo de los 1.307 millones de hace un año por la menor aportación del resultado financiero). El margen de intereses asciende a 1.830,0 millones de euros y desciende un 3,9% mientras que las comisiones netas se sitúan en 880,6 millones de euros, un 11,2% más, impulsadas por los servicios y de gestión de activos.

El negocio bancario en Reino Unido por su lado arroja pérdidas de 219,9 millones (frente a un beneficio de 74 millones de enero a septiembre de 2017).  Las comisiones netas caen un -15,7% interanual principalmente por las menores comisiones en servicios y por las acciones comerciales de TSB después de la migración tecnológica. El parón comercial de TSB ha provocado que esta filial británica no llegue este año a cumplir los objetivos fijados en el plan estratégico estrenado este año. 

La ratio de morosidad baja al 5,44% desde el 5,77% del cierre de junio. La ratio de CET 1 fully loaded se sitúa en el 11%, igual a la de junio.

Pese a la caída del beneficio, los resultados han gustado al mercado. La entidad ha llegado a dispararse un 7% en Bolsa y después ha moderado los ascensos. Ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que distribuirá un dividendo de 0,02 euros brutos por acción que se abonará el próximo 28 de diciembre. Se trata de un dividendo a cuenta de los resultados de 2018. 

Venta de Solvia

Para compensar la caída de los resultados justo el primer año de su plan estratégico, la entidad ha decidido aprovechar el interés de los fondos por Solvia y ponerlo a la venta, tanto en su división de gestora de inmuebles, como de promotora. Guardiola afirmó que la venta de Solvia "tiene ahora más sentido estratégico", tras la desinversión del grueso de activos problemáticos y ante el "apetito" que hay en el mercado.

El consejero delegado destacó que tanto la actividad de promoción como de desarrollo de suelo de Solvia son actividades "ajenas a la vocación del banco y su destino final era ponerlas en valor, solo que había que encontrar el momento. Y estamos muy cerca del momento, hay apetito en el mercado", recalcó Guardiola. 

El número dos de Sabadell destacó el "valor industrial" de Solvia y el hecho de que esté "totalmente desagregada de la actividad del banco", con lo que "nos parecía que era una buena oportunidad para venderla".

Normas
Entra en El País para participar