Telefónica y Red Eléctrica sujetan al Ibex en el derrumbre de las Bolsas en octubre

El selectivo cae amplía las pérdidas mensuales el 7,6%

La teleco escapa a las caídas y suma un 0,66%

Ibex pulsa en la foto

Octubre, un mes para el olvido. Eso es lo que deben estar pensado muchos inversores y analistas que ven cómo las caídas en Bolsa aumentan día a día. Ni siquiera los resultados empresariales están sirviendo para amortiguar el golpe. El Ibex 35, que a lo largo de la jornada llegó a disfrutar las mieles de las ganancias, concluyó con una caída del 0,56%. Con este descenso, la Bolsa española pierde una nueva cota, los 8.700 puntos y perfora mínimos de noviembre de 2016.

A falta de cinco sesiones para que concluya el mes, el selectivo español retrocede un 7,58%, una caída abultada, pero inferior a las registradas por el resto de Bolsas europeas. Otros índices como el Dax alemán o el Mib italiano se dejan un 8,62% y un 10,75% respectivamente.

En octubre el Ibex ha pasado de los 9.389,2 puntos en que cerró el 30 de septiembre a los 8.677,4 puntos de ayer. Es decir, en el camino se han evaporado 711,80 puntos y solo cuatro valores escapan a las ventas.

Red Eléctrica es la cotizada con mejor desempeño al sumar un 2,61% por delante incluso de Telefónica, que avanza un 0,66%. Si se trasladan estos ascensos a la aportación en puntos de ambas firmas, la teleco contribuye de manera positiva al selectivo con 4,5 puntos frente a los 4,9 que aporta el operador del sistema eléctrico. Estas dos firmas en compañía de Ferrovial (suma 0,73% y 1,9 puntos) y Enagás (+0,09% y 0,1 puntos) sujetan al Ibex 35 en la caída libre en la que lleva inmerso desde finales de septiembre.

Una corriente que se ha visto acentuada con los descensos de la banca tras la sentencia del Supremo sobre el impuesto a las hipotecas. Desde el miércoles de la semana pasada, las utilities encabezadas por Iberdrola (2,27%), Red Eléctrica (3,67%), Endesa (2,22%) y Enagás (2,15%) son el sustento de la Bolsa española. Es decir, estas cotizadas sacan pecho y vuelven a hacer gala de su carácter defensivo, una cualidad que adquiere una importancia aún mayor si se atiende a los numerosos obstáculos a los que se enfrenta la renta variable. Además de la guerra comercial y las tensiones entre EE UU y Arabia Saudí por el asesinato de Jamal Khashoggi, en Europa se suma el enfriamiento de la economía alemana (el PMI de octubre cae a los 52,7 puntos, la peor lectura de los últimos 25 meses) y el rechazo de los presupuestos de Italia, que acrecienta las tensiones en el mercado de deuda con el bono transalpino en el 3,6%.

En el lado de los valores que más restan al Ibex 35 destaca Santander. Aunque sus caídas no son las más acentuadas de la banca española (en octubre retrocede un 8,18% frente a los descensos del 17,55% de Sabadell) su ponderación resulta de vital importancia para el desempeño del selectivo. La entidad que preside Ana Botín resta 100,3 puntos en lo que va de mes. Es decir, el 14% del total de los puntos perdidos. La mayor parte (89,3 puntos) se han esfumado desde el 17 de octubre. Los siguientes bancos que más castiga al Ibex 35 son CaixaBank (-14,3%), que resta 77,7 puntos en el mes y BBVA (-9,6%), con 65,5 puntos.

Significativos son los desempeños de Inditex y Dia. Con una caída de tan solo el 5,97% el grupo textil ha evaporado de la Bolsa española hasta 56,8 puntos, el 7,97% del total. Por su parte, la cadena de supermercados, presa de las posiciones bajistas tras la presentación del profit warning y la reformulación de las cuentas de 2017, pierde en lo que va de mes un 65,43%. En valor bursátil la compañía ha dicho adiós a 814,55 millones. Pese a este descalabro, el derrumbe solo le ha llevado al Ibex a evaporar 16,1 puntos. Un reflejo más de su escasa ponderación en comparación a los blue chips como Inditex o Santander.

Normas