Europastry negocia con la banca fijar su salida a Bolsa para abril de 2019

Planea dar el mandato a las entidades antes de fin de año

MCH mantiene la opción de vender su participación a otro fondo

Europastry negocia con la banca fijar su salida a Bolsa para abril de 2019

MCH, propietario del 30% de Europastry, trabaja a pleno rendimiento para recoger las plusvalías tras siete años en el capital de Europastry. El fondo de capital riesgo ha iniciado las conversaciones con la banca y ya ha fijado abril del año que viene como la fecha aproximada para que el primer fabricante español de pan congelado debute en el mercado.

Por el momento, tanto la compañía como su accionista –que planea desprenderse del 20% que controla en la sociedad, aunque previsiblemente mantendrá una participación residual– han sondeado a los bancos de inversión para que les acompañen en su debut. Por el momento, han elegido a JP Morgan, Morgan Stanley e ING como sus asesores de referencia.

Fuentes del mercado indican a CincoDías que aún no se ha cerrado el mandato a los bancos, ni se ha firmado el contrato con ninguna entidad financiera. Planean hacerlo a finales de año, cuando se tome la decisión definitiva de salir a Bolsa o de explorar algún otro tipo de operación.

Otras fuentes indican que si bien la salida a Bolsa es el plan principal con el que trabaja MCH, el fondo también trata de guardarse un as bajo la manga en caso de que la debilidad de los mercados se mantenga y haga imposible un debut. Ya en 2007 la compañía tuvó que abandonar sus planes para salir a Bolsa del mismo modo que esta misma semana Cepsa congeló sus planes hasta que escampe la última tormenta bursátil.

En concreto, este private equity también ha sondeado al mercado para ver si algún otro fondo estaría dispuesto a adquirir su participación. Y contar así con una alternativa en caso de que la Bolsa se torne imposible. La principal complicación estaría en que la familia Gallés, titular del 80% de las acciones, no tiene ninguna intención de dejar el control de su empresa en manos de un fondo. Y generalmente los jugadores de este sector se inclinan por hacerse con participaciones mayoritarias. La familia fundadora sí se plantea aprovechar la situación para desprenderse de parte de sus acciones, pero quedarse con al menos el 51% de los títulos. Y aprovechar así una oportunidad para hacer caja.

En el caso de que finalmente se opte por una salida a Bolsa, la ley obliga a que se coloque al menos un 25% del capital. Por tanto, los Bellés estarían obligados a desprenderse de un 5% de su participación como mínimo.

Normas