La Junta de Castilla y León afirma que un inversor está dispuesto a salvar la planta de Vestas en León

Asegura que cuenta con tres años de experiencia en una planta similar en otra autonomía.

El comité de empresa anuncia un buen preacuerdo en el ERE de extinción.

La Junta de Castilla y León afirma que un inversor está dispuesto a salvar la planta de Vestas en León

La consejera de Economía y Hacienda de la Junta, Pilar del Olmo, ha anunciado este sábado que un inversor extranjero "de éxito en España" que estaría dispuesto a hacerse cargo de la planta que Vestas tiene en Villadangos del Páramo (León)

Del Olmo, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha avanzado que el trabajo de la Junta y la Fundación Anclaje ha subrayado que el inversor cuenta con una factoría en "otra autonomía" del país avalada por "tres años de éxito".

En este sentido, ha ahondado en que será la próxima semana cuando presentará este inversor al Ministerio de Industria, cumpliendo así con su trabajo que no es otro que "buscar una solución" industrial para la planta de Léon que se ha "desindustrializado" y que "afecta al empleo" en una provincia con "muchos problemas".

Por último, la consejera ha aclarado que la aparición de este inversor no busca interferir se desliga de la "parte social" y la negociación del ERE que, ha apuntado, "está próximo a cerrarse". "Es al Comité de Empresa al que le corresponde valorar todos los factores antes de decidir sobre los plazos y términos de la negociación", ha aclarado.

Preacuerdo en el ERE de Extinción

La Junta de Castilla y León afirma que un inversor está dispuesto a salvar la planta de Vestas en León

El comité de empresa de la factoría Vestas en Villadangos del Páramo (León) ha logrado cerrar la noche del domingo un "buen" preacuerdo que "mejora sustancialmente" las condiciones ofrecidas por la dirección al inicio de las negociaciones de aplicación del ERE de extinción. Según ha informado a EFE el representante de UGT en el Comité, Francisco Romero, entre otras cuestiones el acuerdo establece que una parte de la plantilla, en virtud de otros parámetros, pueda alcanzar indemnizaciones de 67 días por año trabajado.

Romero ha destacado la mejora que supone este punto frente a los 20 días con los que se abrió la negociación y que es el mínimo que marca la ley para un ERE de extinción por causas productivas. El dirigente sindical ha insistido en que el comité entiende que se trata del "mejor acuerdo posible", aunque ha recalcado que no se puede olvidar que se trata de un ERE de extinción.

Las condiciones del preacuerdo se presentarán esta misma tarde a los trabajadores en asamblea, que serán en ultima instancia quienes decidan si se le da luz verde.

Romero ha calificado de "noticia esperanzadora" la anunciada ayer por la Junta de Castilla y León acerca de que hay un inversor extranjero interesado en la factoría leonesa. "En principio es una buena noticia pero habrá que esperar a ver de quien se trata y que concrete los planes que tiene para la planta, especialmente en lo que respecta a los puestos de trabajo", ha advertido el dirigente sindicalista.

La salida de los operarios de la planta leonesa se producirá entre el 8 de octubre y el 31 de diciembre de este año, según el preacuerdo. Al margen de este previo convenio, el comité de empresa ha reiterado que está demostrado que los motivos del cierre son insuficientes y puramente económicos, y dejan claro que influye el coste de la energía, lo que afectará a más plantas. Ha recordado al respecto que lleva meses presentando propuestas para la mejora de la planta de León que fueron rechazadas o desoídas en un estrategia preconcebida para el cierre de la factoría de Villadangos.

Los Gobiernos central y autonómico exigieron a la dirección de la empresa dar "viabilidad" a esta planta con un nuevo plan industrial que "reoriente" su producción "hacia la demanda del mercado", a la que habría que añadir los paquetes de ayudas autonómicas, nacionales y europeas que Vestas ha venido recibiendo en los últimos años y que ascienden hasta los 13,5 millones.

De esta forma, el objetivo prioritario para el Gobierno central y autonómico consistía en que se mantuvieran los 362 puestos fijos de la planta leonesa, que sumados con los puestos indirectos llega a dar trabajo a más de 2.000 personas. Los cerca de 600 trabajadores, entre fijos y de empresas auxiliares dedicadas en exclusiva a proveer a Vestas, que se verían afectados mantienen un campamento ante la factoría que mantendrán hasta que consigan una solución a su problema.

Normas