Project Stream, así es el nuevo servicio de juegos en streaming de Google

Project Stream, así es el nuevo servicio de juegos en streaming de Google

Google hace oficial el servicio que permitirá jugar a los títulos más potentes de forma remota y en tiempo real

Desde hace meses habíamos escuchado numerosos rumores acerca de que Google podría estar preparando una plataforma de videojuegos en streaming. Sin duda es el método de juego del futuro, en el que no compramos consolas o PCs para jugar, sino solamente el acceso a una suscripción que nos permite acceder a todo el potencial de ordenadores que se encuentran en servidores remotos. Y eso es precisamente es lo que va a ofrecer desde esta semana Project Stream, que ha sido anunciado oficialmente por Google.

¿En qué consiste Project Stream?

Google ha anunciado oficialmente este esperado servicio, que va a comenzar el próximo 5 de octubre en Estados Unidos, a modo de beta. En esta prueba sólo podrán participar ciudadanos y ciudadanas estadounidenses de 17 años en adelante, y de momento sólo habrá un juego a nuestra disposición, que es Assassin’s Creed Odyssey. A este juego podremos jugar desde distintos sistemas operativos, como Windows, macOS, Linux o Chrome OS. El común denominador en todos los sistemas es que para poder jugar necesitamos hacerlo a través del navegador Chrome.

La resolución máxima a la que podremos jugar será de 1080p a 60fps. Además para poder jugar de esta forma necesitamos una conexión de banda ancha de al menos 25mbps. Con estos requisitos, y participando en la beta, podremos comenzar a jugar de forma remota con un teclado, ratón o mando conectado a través de cable a nuestro ordenador, siempre que tenga Chrome. Sin duda el gran hándicap de este tipo de servicios es la latencia o el lag de los juegos. El juego en streaming pone a nuestra disposición la potencia de un ordenador de forma remota, de tal manera que sin tan siquiera tener un PC potente podemos disfrutar de los mejores gráficos.

El problema está en según qué juegos ejecutemos remotamente, cuanto más competitivos sean estos, con una actualización rápida de la pantalla, más probabilidades de lag o retraso habrá. De esta manera de momento sólo veremos juegos Triple A casuales en la plataforma, hasta que se encuentre una forma de que no exista prácticamente lag. Hay que pensar que para poder jugar, primero se debe enviar al ordenador remoto, que estará a miles de kilómetros, la respuesta del teclado, el ratón o el mando, con esa información podrá generar los movimientos y devolverlos a la pantalla en que nos encontramos. Ahí es donde está todo el meollo. En cualquier caso este servicio ya es una realidad, y en el futuro podría saltar también al Chromecast, que en esta nueva generación llegará con conectividad bluetooth, por lo que podría conectarse un teclado, ratón o mando por este protocolo.

Normas