NK5 pone en venta el antiguo negocio de aluminio de los Serratosa por 100 millones

Busca un inversor industrial tras reflotar la compañía

Es la empresa fundada tras la opa de Cementos Portland

NK5 pone en venta el antiguo negocio de aluminio de los Serratosa por 100 millones

 Grupo Baux, el fabricante de aluminio fundado por la familia Serratosa, está en venta. Su actual accionista, el salvador de empresas NK5, sondea el mercado para desprenderse de la compañía, según indican fuentes financieras a CincoDías. En principio, busca un inversión industrial que desembolse en torno a los 100 millones de euros a los que valora la compañía.

La historia del Grupo Baux entronca con uno de los pelotazos de la España de los 90. La familia valenciana Serratosa se hizo de oro con la venta de la compañía que controlaban, Cementos Portland, tras recibir una opa de la mexicana Cemex. Una rama de la familia, los Serratosa Luján, fundaron Air Nostrum y lanzaron una oferta sobre Uralita. Fueron los Serratosa Cartula los que apostaron por la construcción. Y, más concretamente, la producción de piezas de aluminio con la compañía que hoy se llama Baux.

La empresa había llegado a un punto crítico en 2015, como consecuencia de la crisis económica. La banca acreedora encargó entonces a NK5 –liderado por Juan José Nieto, exdirector general de Telefónica y expresidente de Arcano– la reestructuración de la compañía (como Chief Restructuring Officer, en la jerga). Finalmente en 2017, una vez obtenida por el juzgado la homologación a su plan de rescate, pactó con la familia Serratosa hacerse con el control de la sociedad, según acordaron con la banca acreedora (liderada por Sabadell y Popular).

De acuerdo con sus cuentas anuales, contaba entonces con un pasivo de 120 millones, que redujo tras una quita y reestructuración a 57. Fuentes financieras indican que en la actualidad se encuentra en los 38 millones.

Según informó la propia compañía en una nota de prensa, incrementó en el pasado ejercicio su facturación un 6,5% hasta los 127 millones. Y el ebitda aumentó un 66% hasta los 13,2 millones. Fuentes del mercado prevén que esta magnitud se quede en 2018 en los 15 millones y que, por tanto, la valoración de la empresa para su venta estaría por debajo de las 10 veces ebitda.

Fuentes financieras esperan que la operación esté cerrada en los próximos 12 meses. Indican que si bien la salida de NK5 no se esperaba hasta un añomás tarde, la mejora de los resultados y que el actual accionista de control ya ha recibido muestras de interés de varios competidores ha acelerado el proceso.

Normas