WhatsApp: nuevos casos de suplantación de identidad en España

WhatsApp: nuevos casos de suplantación de identidad en España

La Policía ha advertido del aumento de este tipo de casos

En los últimos días la Jefatura Superior de Policía de La Rioja ha advertido como consecuencia de distintas denuncias realizadas en fechas recientes, de situaciones de suplantación de identidad de usuarios de la app de mensajería. Los hackers han estado suplantando la identidad de varios usuarios de WhatsApp abusando de la confianza de las víctimas, tal y como ha recordado la Policía de La Rioja. Este hackeo busca hacerse con los datos privados de las víctimas, bien para chantajearlas con el contenido sustraído, o bien para extorsionar a terceras personas que pudiera conocer la víctima. En todos los casos, la Policía riojana recomienda extremar la precaución en todo momento.

Abuso de confianza

La víctima normalmente conoce o confía en el hacker, esa es la clave para que pueda tomar el control absoluto de su cuenta de WhatsApp desde otro teléfono. Para ello, cuando el hacker instala por primera vez el terminal en un Smartphone, introduce el teléfono de la víctima. Esta recibe un SMS con el código de verificación de la cuenta, necesario para poder utilizarla en otro teléfono. Es en este momento cuando el hacker se aprovecha de la confianza que tiene con la víctima, para pedirle el código con una excusa de cualquier tipo.

WhatsApp
Nunca debemos dar códigos de verificación de WhatsApp a nadie, por mucha confianza que tengamos con esa persona

Es en ese momento cuando el hacker toma el control completo del WhatsApp de nuestro móvil, y lo que es peor, puede acceder a todas nuestras fotos y mensajes de la copia de seguridad del móvil original. Y no sólo eso, sino que también puede escribir mensajes y suplantar la identidad de la víctima, que es el principal objetivo de los hackers.

Como es lógico, la Policía riojana hace unas recomendaciones para evitar este tipo de casos, como por ejemplo activar la verificación en dos pasos. Esta es una segunda barrera de seguridad, que consiste en la introducción de un código PIN de seis dígitos, que previamente habremos escrito nosotros, y al que evidentemente también debería tener acceso el hacker para poder hacerse con nuestra cuenta de WhatsApp.

Como es lógico, nunca debemos darle ningún código de verificación a nadie, por mucho que sea alguien de nuestra confianza, ya que nadie debe usarlo salvo nosotros. En caso de pensar que habéis sido víctimas de este hackeo, la Policía recomienda contactar con el soporte de WahtsApp, que nos guiará en todo momento para evitar que la amenaza pueda ser mayor en el momento que sospechamos que hemos sido hackeados. Así que ya sabéis, nada de dar códigos a nadie, porque la estafa puede estar a la vuelta de la esquina con WhatsApp.

Normas