BME retrasa un mes el nuevo precio mínimo de cotización y lo rebaja más

La nueva norma se aplicará a partir del 26 de octubre y el umbral será de 0,0001 euros en lugar de 0,001

Afectará a Urbas y Abengoa, que planean sus propios 'splits'

BME retrasa un mes el nuevo precio mínimo de cotización y lo rebaja más

Bolsas y Mercados Españoles (BME) retrasa la aplicación de una de sus últimas medidas más polémicas: la rebaja en el precio mínimo de cotización. Además, modifica la medida para dificultar que las empresas puedan saltársela. En julio la propuesta era reducir el precio mínimo a 0,001 euros por acción desde los 0,01 euros actuales, y ahora la cotización mínima quedará en 0,0001 euros. Sus planes, en un principio, pasaban por aplicar esta norma el 28 de septiembre. Sin embargo, una comunicación de la propia Bolsa retrasa el calendario de entrada en vigor hasta el 26 de octubre.

BME, tras recomendaciones de la CNMV, anunció el pasado 30 de julio una rebaja del precio mínimo de cotización. El objetivo es desbloquear las acciones y dar una venta de liquidez a sus inversores, que no pueden desprenderse de sus títulos dado que la norma impide que la cotización caiga de ese nivel. Las afectadas son Vertice 360º, Abengoa B y Urbas. 

Pero el grupo de ingeniería y la inmobiliaria han amenazado con ejecutar un desdoblamiento de las acciones para saltarse la norma y dejar su precio en el nuevo precio mínimo. BME contraataca y evita, al menos momentáneamente, esta posibilidad al reducir de nuevo el precio mínimo. Para soslayar la medida tendrían que realizar un desdoblamiento de 100 acciones por cada una actual y no de 10 por una, como las que están encima del tapete.  

La CNMV, tras conocer las intenciones de algunos de esas compañías, anunció que valoraría si esa conducta "puede constituir un supuesto de manipulación del mercado" e incluso avisó de que se reservaba la posibilidad de ejercer sus competencias para garantizar la formación de precios, entre ellas la suspensión de negociación o la exclusión, además de la impugnación de los acuerdos societarios.

BME ha desgranado también cómo se intercambiarán las acciones de un valor inferior a los 0,01 euros. Según el documento remitido al mercado, las acciones del valor en cuestión cotizarán en unos bloques cuya suma de sus títulos sea igual a 0,01 euros. Por ejemplo, si una acción vale 0,001 euros por unidad cotizará en bloques de 10 títulos. Solo si supera los 0,02 euros conseguirá intercambiarse de forma habitual.

El anuncio de esta medida ha provocado todo un terremoto en las empresas afectadas, que se resisten a que la aplicación de la medida provoque un desplome en el valor de sus títulos, al menos, sobre el papel. En realidad la valoración de los inversores sobre estas empresas se acerca lo máximo posible a cero.

La junta de accionistas de Urbas dio permiso al consejo para acometer un split de las acciones. Esto es, desdoblar sus títulos para que una vez aplicada la norma volvieran a quedar bloqueados. La CNMV amenazó a las empresas afectadas con acusar a las empresas afectadas de manipulación de mercado si finalmente desdoblaban sus acciones.

El caso en Abengoa es más complicado. Por un lado, la familia Benjumena y otras familias andaluzas agrupadas en Inversión Corporativa así como más de 300 minoritarios han forzado la convocatoria de una junta de accionistas el próximo 1 y 2 de octubre para decidir si acometer un split.

Sin embargo, la actual dirección de la compañía —en manos de la banca acreedora, desde la conversión de deuda en acciones de 2016 que salvó a la empresa de la quiebra— se opone frontalmente a desdoblar las acciones. En un comunicado emitido la semana pasada, en el que aconsejaba a sus accionistas votar en contra porque "podría conculcar prácticamente el principio de libre transmisibilidad de las acciones".

Normas