Cerberus ultima la compra de toda la deuda de Adveo

La firma capitalizaría la deuda, tras aplican una quita superior al 80%

La banca lleva desde principios de verano negociando, y espera cerrar su venta en breve

Instalaciones de Adveo
Instalaciones de Adveo

El grupo papelero Adveo (antigua Unipapel) ha registrado una histórica caída en Bolsa del 57,3% ante la previsible reestructuración de su capital. La firma comunicado ayer a la CNMV que un inversor había hecho una oferta por la totalidad de la deuda de la sociedad, que asciende a cerca de 180 millones de euros, a los bancos tenedores de este pasivo: BBVA, Santander, CaixaBank, Bankia, Sabadell y Kutxabank, entidades que han decidido no financiar más a esta compañía. Según Adveo, se trata de un inversor industrial extranjero que habría presentado ya una propuesta no vinculante.

Fuentes financieras mantienen que es previsible que en breve se pueda cerrar un acuerdo para la venta definitiva de la deuda de esta firma papelera.

Estas mismas fuentes mantienen que la sociedad interesada por Adveo es una filial de Cerberus dedicada presicamente a este mismo papelero y material de oficina, que opera en Estados Unidos y en Reino Unido, pero sin presencia en España.

La operación se comenzó a negociar a principios de verano, y se encuentra en su recta final. La venta de la deuda por parte de la banca a la filial de Cerberus supondrá llevar a cabo una gran quita, que varias fuentes calculan que será superior al 80% una vez que las entidades financieras han declinado seguir apoyando a Adveo. Esta deuda se canjera por capital, con lo que la firma cotizada podría seguir ejerciendo su actividad, aunque con un nuevo dueño.

Cerberus ha indicado a Adveo, de hecho, su voluntad de capitalizar la deuda, en caso de llegar a un pacto para su compra. La conversión de deuda en acciones supondría, indica la empresa, “una importante dilución del capital”, que no ha concretado. En todo caso, la acción ha arrancado la sesión con un desplome del 19% que luego ha crecido de forma exponencial, hasta a caer un 70%, para cerrar con un desplome del 57,3%.

Según datos de Reuters, Adveo tiene una capitalización bursátil de 40 millones de euros (antes de la apertura de ayer) y la deuda financiera es de 173 millones. No obstante, este tipo de operaciones de capitalización de deudas no se ejecuta al precio nominal, por lo que es imposible conocer el grado de dilución para los accionistas actuales. Adveo ha comunicado que el consejo de administración ha aceptado las solicitudes para efectuar la due diligence previa a este tipo de operaciones.

La compra no implicaría el lanzamiento de una opa, indica Adveo, dado que estaría sujeta a una de las dispensas previstas por la normativa. En concreto la ley indica que una operación de capitalización de deudas no obliga a lanzar opa si se supera el 30% del capital en caso de que «la viabilidad financiera [de la sociedad afectada] esté en peligro grave e inminente» y que la operación esté concebida «para garantizar la recuperación financiera a largo plazo de la sociedad».

“Una operación como la planteada, supondría la desaparición de la deuda financiera”, explica Adveo”, lo que resolvería de una forma definitiva el problema de endeudamiento estructural que arrastraba la compañía, y contribuiría a construir un grupo líder multicanal en Europa en el espacio de las soluciones para el entorno de trabajo”. 

En mínimos históricos. Adveo llegó a valer 600 millones de euros antes del crac financiero de 2008. Está participada por las familias fundadoras de Unipapel y Alantra, y en junio informó de la novación de un crédito de 20 millones. Tras esta operación el valor duplicó su precio en Bolsa, de 1,3 euros a 2,7. Con la caída de ayer baja a mínimos históricos. 

Normas