Los precios de Berkeley Energía se disparatan en la Bolsa española

Las acciones cotizan un 410% más caras que en Londres y Sídney sin ningún motivo; los inversores deberían vender en España

La CNMV asegura que está estudiando la situación

Berkeley

El calendario estival, marcado por la alta volatilidad de los chicharros, valores pequeños que se mueven a golpe de especulación en Bolsa, encuentra en la empresa minera, Berkeley Energía, un caso de delirio de precios que oscilan como el vagón de una montaña rusa. Si en la jornada del miércoles la compañía con sede en Reino Unido experimentaba un descalabro al bajar un 51,07% el precio de su cotización en la Bolsa española, el jueves su valor subió un 50% con un volumen de compra superior a los cuatro millones de euros.

Mientras, en los otros dos mercados en los que cotiza la compañía, Sídney y Londres, los títulos se devaluaron un 0,67% y aumentaron un 0,12% respectivamente. De igual forma, como viene siendo habitual desde que Berkeley debutó en el selectivo español el pasado 18 de julio, los precios por acción se mantienen muy dispares entre los tres mercados: 2,4 euros por acción en la Bolsa española; 0,720 dólares australianos (0,47 euros al cambio) en la Bolsa australiana; y 0,423 libras (0,47 euros) en la británica.

Ante este desajuste de precios, fuentes de la CNMV aseguran que están “estudiando el caso” ya que se trata de una “situación anómala que no es lógica”. Fuentes del supervisor señalan que “quizá los inversores no saben que en Reino Unido y Australia los precios son más bajos”.

Y es que Berkeley Energía comenzó a cotizar en la Bolsa española a través de un listing (salida a Bolsa sin colocación de acciones) que involucró, a su vez, a las Bolsas británica y australian. Las acciones son, en teoría, intercambiables entre los tres mercados.

BERKELEY ENERGIA 0,13 -0,40%

Asimismo, un banco debería ejercer de estabilizador para controlar que los precios son homogéneos. Esto debería tardar unos días, según fuentes financieras. Sin embargo, lejos de controlarse, los precios se disparatan un día tras otro, lo que ha hecho saltar las alarmas del supervisor.

Dado que en España los títulos de Berkeley cotizan un 410% más caros, los inversores interesados en la compañía deberían comprar acciones en Sídney o Londres, liquidarlas allí y solicitar al banco custodio que las transfiriese a España para, posteriormente, venderlas. Quien compra acciones en España, está perdiendo dinero.

Normas