Distribución

Las auditorías descartan irregularidades en el área de seguridad de El Corte Inglés

BDO no identifica información que acredite la existencia de actuaciones ilícitas en este departamento

Los servicios jurídicos del grupo creen que las denuncias anónimas se basan en tergiversaciones y especulaciones

Cámaras de seguridad de El Corte Inglés de la calle Preciados.rn
Cámaras de seguridad de El Corte Inglés de la calle Preciados. EL PAÍS

El Corte Inglés ha actuado de forma correcta en la contratación en los servicios y departamento de seguridad, sin que se haya identificado información que acredite la existencia de las posibles irregularidades denunciadas a través de unos comunicados anónimos recibidos en su día por su anterior presidente Dimas Gimeno, según las conclusiones de las auditorías a las que ha tenido acceso Europa Press.

A raíz de dichos anónimos, en los que se denunciaba una posible concesión de contratos a empresas relacionadas con la familia del anterior directivo al frente del área de seguridad, Juan Carlos Fernández Cernuda, el gigante de la distribución encarga una serie de auditorías, cuyas conclusiones ponen de manifiesto que el departamento de seguridad ha actuado y lo sigue haciendo de forma correcta.

En concreto, BDO Auditores realiza una auditoría externa, en la que asegura no haber identificado información que demuestre la existencia de posibles irregularidades en la contratación en este departamento.

"No hemos identificado información que acredite la existencia de posibles irregularidades mencionadas en los comunicados anónimos recibidos por la dirección de El Corte Inglés y por el auditor de cuentas EY, y que principalmente tienen que ver con el funcionamiento del departamento de Seguridad respecto a un posible trato de favor en la contratación de servicios de seguridad relacionados con la familia de Juan Carlos Fernández Cernuda", indica la auditoría de BDO Auditores.

Operaciones conocidas por la alta dirección

A ella se suma otra auditoría interna del grupo en la que, sobre la contratación de los servicios de seguridad, se destaca que "tuvo lugar bajo un marco diferente de gobierno corporativo al que existe actualmente en el Grupo El Corte Inglés" y que "es evidente que estas operaciones fueron conocidas y aprobadas por la alta dirección".

Asimismo, la asesoría jurídica de El Corte Inglés ha señalado en su informe que la denuncia anónima que contienen los tres escritos analizados está fundamentada en la "tergiversación" de algunos hechos ciertos que, "combinados con especulaciones", intentan dar cierta apariencia de veracidad: el perjuicio patrimonial que se le habría causado a la compañía como consecuencia de las prácticas irregulares llevadas a cabo en las contrataciones de bienes y servicios por parte del departamento de seguridad.

Tras el análisis de los hechos, según la asesoría jurídica del grupo, lo único que se puede constatar es que "no existen evidencias que permitan concluir en la línea pretendida".

"De las relaciones contractuales habidas entre los distintos proveedores de servicios y sistemas de seguridad y el Grupo El Corte Inglés, objeto de este informe, no hemos podido constatar que se le haya causado un perjuicio económico o patrimonial a éste, a la vista de la información y documentación examinada", señalan desde la asesoría.

"Entendemos que el conjunto de la denuncia anónima está basado, como sucede con frecuencia en este tipo de delaciones, en una construcción lógica cuyas premisas no son totalmente ciertas y, por tanto, su conclusión no puede tenerse por veraz ni servir de prueba de cargo", han precisado.

Normas