Siemens sufre el castigo en Bolsa tras presentar sus planes de futuro

Crea firmas de electricidad y gas, industria digital e infraestructuras inteligentes

Cae un 5% en la sesión por una merma en los ingresos

El director financiero de Siemens Ralf Thomas (izquierda) y el presidente Joe Kaeser ayer.
El director financiero de Siemens Ralf Thomas (izquierda) y el presidente Joe Kaeser ayer.

El gigante alemán Siemens busca dar respuestas a los cambios tecnológicos de la próxima década con una nueva estructura empresarial. El grupo industrial, creado en 1847, avanzó este jueves su reorganizacion en tres nuevas compañías, además de las ya existentes independientes y cotizadas en los campos de salud, energías renovables y la futura integración del fabricante de trenes Alstom. A pesar del anuncio, la compañía sufrió un castigo en Bolsa por la duda de los inversores sobre los resultados trimestrales presentados este jueves.

El holding obtuvo un beneficio neto atribuido de 5.248 millones de euros en los nueve primeros meses de su año fiscal, lo que representa un incremento del 11% interanual. Pero los ingresos disminuyeron un 0,3%, hasta 60.437 millones, mientras que los pedidos en cartera sumaron 67.596 millones, un 8,8% más, informó Efe.

En el último trimestre obtuvo un beneficio neto de 1.106 millones, cifra que representa un retroceso del 18,5%. Respecto a la facturación alcanzó los 20.473 millones, un 3,9% menos, como consecuencia principalmente del impacto negativo del tipo de cambio. El grupo no llegó así a las expectativas de analistas de 20.730 millones, recogidas por Reuters. Por contra, los pedidos sumaron 22.802 millones, un 15,9% más.

Tras la presentación de resultados, la acción de Siemens sufrió un castigo, ya que se hundió un 5,14% a media sesión del Dax, hasta situarse en los 113,66 euros, motivado fundamentalmente por la decepción en los ingresos trimestrales.

SIEMENS 111,58 0,49%

Para adaptarse al futuro y dar más libertad de acción a los diferentes negocios, la compañía presentó su estrategia Vision 2020+. El holding se estructurará en tres nuevas empresas: gas y electricidad (con sede en Texas, EE UU), industrias digitales (en Nuremberg, Alemania) e infraestructuras inteligentes (en Zug, Suiza).

Además, mantendrá las compañías Siemens Healthineers (en el ámbito de la salud y el diagnóstico por imagen) y Siemens Gamesa (energías renovables), en las que la alemana es accionista mayoritario. Asimismo, sumará a la resultante de la integración del fabricante de trenes Alstom, pendiente de aprobaciones de competencia. Por último, una séptima firma de servicios financieros dará cobertura a todo el grupo.

“Estamos creando la compañía Siemens de la próxima generación. Menos gestión por parte de la sede central y más libertad para nuestras empresas nos hará más fuertes y más flexibles”, apuntó Joe Kaeser, presidente y consejero delegado de Siemens.

La nueva estructura entrará en vigor el 1 de octubre de 2018, coincidiendo con el nuevo ejercicio económico de Siemens, y su implementación se realizará de forma gradual, completándose el 31 de marzo de 2019.

“No serán las empresas más grandes las que sobrevivan, sino las más adaptables”, subrayó el consejero delegado, destacando que los mercados de la compañía están experimentando importantes cambios de paradigma causados por megatendencias como la movilidad eléctrica y los sistemas de energía distribuida.

Cambios en los gigantes industriales

Futuro. “Nuestra aspiración es una compañía exitosa no solo hoy, sino que está preparada para la década que viene”, justificó el presidente Joe Kaeser.

Estructura. Uno de los problemas que los inversores perciben, según recoge Reuters citando a un analista, es la falta de detalle del plan presentado ayer sobre cómo se adelgazará los servicios centrales actuales en las nuevas estructuras.

GE y ABB. Siemens no es el único gigante industrial en pleno cambio. General Electric anunció recientemente otra reestructuración y venta de servicios petroleros y la firma suiza ABB reconsiderará también su actual estructura.

Normas