RSC

Una casa de acogida a la vanguardia de la sostenibilidad

Avintia pone al servicio de su fundación todo su ‘know how’ para el proyecto Casa Avintia

Recreación por ordenador de uno de los espacios que tendrá Casa Avintia.
Recreación por ordenador de uno de los espacios que tendrá Casa Avintia.

El internamiento en un hospital por largos periodos de tiempo exige en muchas ocasiones a los familiares de la persona que necesita atención médica realizar un esfuerzo económico en alojamiento para poder acompañar al paciente cuando se tiene que desplazar de una localidad distinta a la de su residencia. Y esto es especialmente así en unidades como las de cuidados intensivos o de neonatos, que por sus particularidades los familiares no cuentan con una cama de acompañamiento en la habitación y los horarios de visita suelen estar restringidos.

Para aliviar esta carga de los familiares de pacientes ingresados, la Fundación Avintia, en colaboración con el Hospital La Paz de Madrid, ha puesto en marcha el proyecto Casa Avintia. “La Casa Avintia es un hogar de acogida temporal y totalmente gratuito para familiares de pacientes que están ingresados y que no tienen ningún sitio físico donde quedarse con ellos”, explica Carmen Varela, directora de la Fundación Avintia. “Es nuestro proyecto estrella y en el que estamos poniendo todo nuestro empeño”, asegura.

El complejo tendrá 50 habitaciones, con espacios comunes como cocina, zona de lavandería, jardines, biblioteca, salas de juegos, parking o incluso huertos urbanos. “Les damos un hogar de acogida, un sitio confortable para estar cuando no les permiten estar con sus familiares ingresados. Y les daremos el servicio básico que da un hotel menos la comida, pero no es un hotel, nosotros lo llamamos hogar”, puntualiza la directora de la Fundación Avintia.

Fundación Avintia, que inicio su actividad hace poco más de un año, tiene tres ejes de actuación: investigación, social-humanitaria y sostenibilidad

Estará ubicado en Madrid, en un terreno cercano al Hospital La Paz, “el centro sanitario con el que se comenzó el proyecto, aunque dará servicio a toda la red pública hospitalaria de la Comunidad de Madrid”, apunta Varela. El proyecto, que tiene un presupuesto de ejecución de 3,6 millones de euros, está previsto que entre en pleno funcionamiento en abril de 2019.

La Fundación Avintia empezó sus actividades hace poco más de un año, en abril de 2017, para canalizar las acciones de RSC de Grupo Avintia, con motivo del décimo aniversario de la compañía. Que es, además de constructora, una plataforma de servicios integrales que abarca la cadena de valor del ciclo inmobiliario: desde el desarrollo del suelo hasta la gestión inmobiliaria, pasando por el desarrollo de proyectos y construcción, la posventa y la entrada en el sector servicios y retail, así como la gestión y explotación hotelera multimarca. Con cerca de 1.600 empleados, las empresas que componen el grupo son Avintia Construcción, Brick O’Clock, Avintia Empresas, ADI, Adh Hoteles y Avora.

“La misión de la fundación es mejorar la calidad de vida en los lugares donde Grupo Avintia coopera. Y en función de esto hay tres ejes de actuación: investigación, social-humanitaria y sostenibilidad”, señala Carmen Varela, que destaca cómo Casa Avintia engloba los tres ejes, pues “va a ser una casa totalmente sostenible, en la que estamos invirtiendo en proyectos de investigación”, con un fin social-humanitario.

La casa de Elsa y Mario

Aunque el ámbito de actuación se circunscribe inicialmente a Madrid, la fundación ha puesto ya en marcha un programa de voluntariado en Málaga y estrenó sus actividades con una iniciativa en Ontígola (Toledo), “para adaptar la vivienda de los hermanos Elsa y Mario, que es el primer caso de ELA infantil en España en hermanos y el tercero en el mundo”, recalca Varela. Realizado por Brick O’Clock, consistió en la construcción de rampas desde la calle y el jardín, la instalación de un elevador, la adaptación de estancias y mobiliario en baños, salón y cocina y una parcela accesible con zona de juegos.

Para realizar sus proyectos la fundación tiene a su disposición “todo el know how del grupo, para beneficiarnos de todo lo que tenga que ver con inmobiliario, sostenibilidad… y con los departamentos jurídico, financiero, de estudios, de proyectos, con lo cual está siendo para nosotros más fácil”, destaca la directora.

La fundación incide también de forma especial en el desarrollo del voluntariado. En este sentido, la Fundación Avintia lleva a cabo programas con diversas organizaciones, como el que ha puesto en marcha con Fundación Adecco para la inserción laboral de personas con discapacidad, #Empleoparatodos.

Para su directora el voluntariado va a ser fundamental en el día a día de la Casa Avintia, “porque ­calculamos que pasarán unas 500 familias a lo largo del año. Independientemente del trabajo del personal de la casa, vamos a necesitar muchos voluntarios porque las familias vienen con niños, con gente mayor, familias enteras, y hay que hacerles la estancia agradable”.

Otros proyectos

La Fundación Avintia acaba de terminar, en la planta octava del Hospital La Paz de Madrid, una unidad de investigación de terapias avanzadas de cáncer infantil. “Estamos colaborando mano a mano con la Fundación Cris contra el Cáncer y el Instituto de Investigación Biomédica de La Paz”, apunta Carmen Varela.

Se han construido 10 habitaciones, 4 de ellas estancas; puestos para tratamientos ambulatorios; zonas para usos específicos: preparación de dosis de tratamientos, consultas, sala de estar para padres y sala de juegos para niños.

“El objetivo es la búsqueda de herramientas diagnósticas y tempranas para terminar con el cáncer infantil. La obra la hemos finalizado hace unos días y pensamos que en septiembre estará en funcionamiento ya esta unidad”, explica Varela.

Fundación Avintia, Fundación Endesa, Agremia, Asociación Norte Joven y Aclimar han firmado un acuerdo marco de colaboración para el lanzamiento de un programa piloto de FP Dual. “Es un proyecto para jóvenes de entre 18 y 25 años en situación de dificultad socioeconómica, para que puedan formarse durante dos años. Salen con una titulación oficial para trabajar en la construcción en el ámbito de la energía, con cursos de fontanería, electricidad, y climatización y calefacción”.

Normas