Bankinter avisa: "la banca no aguanta todo" y tacha de "injusto" el impuesto al sector

Dancausa cree que el Gobierno no será capaz de imponerlo al final.

"Imponer mayores cargas a un sector es una desventaja y un tema de inequidad", asegura la ejecutiva

María Dolores Dancauca, consejera delegada de Bankinter
María Dolores Dancauca, consejera delegada de Bankinter

La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, ha coincidido con el resto de los banqueros que se han mostrado contrarios al impuesto a la banca que tiene previsto imponer el Gobierno de Pedro Sánchez. La primera ejecutiva del banco naranja ha asegurado que es 
"absolutamente injusta" la iniciativa del Ejecutivo, asegurando que es una herramienta de "patas cortas", pues el sector "no lo aguanta todo". La ejecutiva, de hecho, cree que al final el Gobierno no será capaz de implantar este impuesto sectorial.

Pese a todo, reconoce que si al final termina imponiéndose, la entidad se compromete a cumplirlo. Además, reconoce que, frente a otras entidades como puede ser Santander, la capacidad de maniobra de Bankinter es "menor". Si se diera tal escenario, ha descartado un cambio de estructura legal o de sede, como amenazó un día antes el consejero delegado de Santander, .

"Imponer mayores cargas a un sector u otro es una desventaja y un tema de inequidad. De hecho, dentro del sector también hay muchas desigualdades, por lo que no me parece lo más oportuno", ha precisado la directiva.

Al igual que el resto de la banca española, Bankinter ha trasladado a la patronal, la Asociación Española de Banca (AEB), esta preocupación. De forma personal, Dancausa ha dicho que antes de que Pedro Sánchez fuera presidente le pidió que contara con su opinión en caso de que esta medida se llevara a cabo, aunque no ha recibido ninguna llamada del jefe del Gobierno para abordar este asunto hasta el momento.

"Todos los bancos estamos alineados en esto. La banca no lo aguanta todo, ya tenemos bastantes retos que afectan al negocio, como la mayor carga regulatoria o los bajos tipos de interés, que afectan a la rentabilidad", ha explicado. "Los desafíos ya son sufucientes como para que nos
impongan más", ha recalcado.

Dancausa considera que la justificación por parte del Gobierno para imponer este nuevo impuesto
bajo el argumento de que es una justa contraprestación al rescate del sector y a las ayudas públicas recibidas "es una simplificación absolutamente errónea". Ha explicado que Bankinter nunca ha recibido ayudas, ni tiene activos fiscales diferidos, ni ha participado en la reestructuración del sector financiero. "Somos independientes y autónomos", ha subrayado.

La banquera, de hecho, ha recalcado que Bankinter ha contribuido "mucho" en el rescate, vía mayores aportaciones al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) o a la Sareb, creado para que las entidades recatadas traspasarán ahí sus activos.

En esta línea, Dancausa ha dicho que es una "auténtica entusiasta" de que el Estado incremente su recaudación, pero a base de que ciudadanos y empresas ganen más. "Cualquier incremento tiene que basarse en la capacidad de la economía, si no, se acaba produciendo una mayor desigualdad, pobreza y se ahuyenta a los inversores, que buscan la seguridad jurídica", ha advertido.

La número uno como ejecutiva de Bankinter también ha explicado en la presentación de resultados de la entidad que el banco "está muy tranquilo" en relación a la venta de hipotecas multidivisas, y  ha asegurado que seguirá defendiendo "cada caso, uno a uno". 

"Hemos provisionado más estas hipotecas pero no hay más demandas, e incluso se han ralentizado", ha dicho Dancausa, que no obstante, ha reconocido que algunas sentencias
publicadas han sido contrarias al banco.

En noviembre del año pasado, el Tribunal Supremo estableció la nulidad parcial de las hipotecas multidivisa por su falta de transparencia, adaptando así la doctrina establecida por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

Estas hipotecas multidivisa se tramitan principalmente en yenes japoneses y francos suizos con el objetivo de aprovechar la diferencia del tipo de cambio con la divisa elegida respecto del euro, aunque si la moneda única se devalúa, las cuotas de las hipotecas se incrementan.

La banquera también ha reconocido que la entidad sigue analizando la posible compra de varios negocios de Evo Banco y ha insistido en que la futura adquisición "no supondría un cambio de estrategia" para el banco.

Normas