El modelo de bajo coste de Ryanair se está erosionando

La mayor preocupación de los inversores es un aumento de más de un tercio en los costes de personal

Un avión de Ryanair sale del aeropuerto de Palma de Mallorca (España).
Un avión de Ryanair sale del aeropuerto de Palma de Mallorca (España). REUTERS

Los dolores de cabeza a corto plazo de Ryanair preocupan menos que los de a largo plazo. Los resultados del primer trimestre de la aerolínea se vieron afectados por una serie de problemas puntuales que probablemente se desvanezcan.

Más que un desafío para el modelo de negocio de bajo presupuesto, se trata de los crecientes costes de personal y el riesgo de un brexit caótico. Las acciones de Ryanair cayeron un 6% el pasado lunes después de que la compañía informase de unas ganancias después de impuestos de 319 millones de euros en abril, mayo y junio, un descenso de una quinta parte respecto a 2017.

Las tarifas más bajas, el calendario de vacaciones de Semana Santa y un aumento de casi una cuarta parte en la factura del combustible y el petróleo tuvieron mucho que ver. Sin embargo, el tema que más preocupa a los inversores es un aumento de más de un tercio en los costes de personal, principalmente debido a las grandes subidas en el salario de los pilotos.

La huelga ha ayudado a los pilotos a ganar un aumento salarial del 20% en virtud de acuerdos a cinco años. La tripulación de cabina espera ganar ­incentivos de pago similares a pesar de que la compañía insiste en que no cederá a demandas poco razonables.

De acuerdo, también hay puntos brillantes. Ryanair compensó una caída del 4% en sus tarifas en el primer trimestre mediante la venta de extras, como comidas durante el vuelo. Este “ingreso auxiliar” aumentó en un cuarto respecto a 2017. La compañía también está invirtiendo en una nueva flota de aviones que serán más eficientes en combustible. Ryanair, cuyas acciones han caído un 18% en el último año, puede obtener crédito limitado hasta que Reino Unido negocie su salida de la UE.

Con una quinta parte de sus accionistas con sede en Reino Unido, la compañía dijo que podría tener que restringir los derechos a voto de todos los accionistas no pertenecientes a la UE si Reino Unido se retira sin un acuerdo para cumplir las normas que permiten volar libremente en todo el bloque.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Daniel Domínguez, es responsabilidad de CincoDías.

Normas