Reuniones de trabajo entre clases de yoga

El grupo hotelero Mandarin Oriental ha lanzado un programa para llevar el ‘mindfulness’ a los encuentros laborales que se celebren en sus hoteles

yoga

El mindfulness lleva años preocupando a las empresas. Un conjunto de técnicas para lograr prestar la máxima atención posible a todo lo que se lleva a cabo. Unas herramientas que no son solo útiles para la vida personal, sino que también se pueden aplicar en el ambiente laboral para aumentar la concentración y la productividad.

Con este planteamiento en mente, el grupo hotelero Mandarin Oriental ha desarrollado su programa Mindful Meetings, que busca dinamizar las reuniones de trabajo que se celebren en cualquiera de sus hoteles alrededor del mundo. El servicio se ofrece a todos los clientes que contraten un espacio en los hoteles Mandarin y se adaptan a las preferencias de cada empresa. El objetivo es centrarse en el bienestar de los participantes y liberarles de la tensión y estrés para que puedan inspirarse y comprometerse mejor. “Nuestro objetivo es apoyar a los encargados de planificar los encuentros para que todos los participantes abandonen la reunión sintiéndose renovados, motivados y listos para implementar nuevas ideas, información y conexiones”, explica la vicepresidenta de ventas globales de Mandarin Oriental Hotel Group, Emily Snyder.

Los precios del programa oscilan en función de las actividades extra que se elijan, pero en el Mandarin Oriental de Barcelona, estos parten de los 150 euros por persona (con un máximo de 30 participantes), y en el caso en el que también se requiera alojamiento, rondaría los 550 euros. Las soluciones que se ofrecen en Mindful Meetings se basan en cinco pilares: nutrición, bienestar, quietud, movimiento y conexiones.

En primer lugar, la alimentación se entiende como uno de los puntos fuertes del programa. Los menús se construyen con productos frescos, locales y orgánicos. Durante las reuniones se podrá disfrutar de aperitivos como té verde, semillas y frutos secos, zumos prensados en frío, salmón ahumado o ceviche con aguacate.

En cuanto al bienestar, la clave reside en las actividades que se pueden realizar durante los descansos para ayudar a la recuperación. Desde charlas sobre el manejo del estrés a sesiones de colorear creativas pasando por clases de shake-out para liberar tensiones. Estos ejercicios se compaginan con los relativos a la quietud, como son las sesiones de respiración o de meditación guiada. Unas prácticas que se combinan con la disposición de salas y espacios especialmente habilitados para desconectar y reflexionar.

Por su parte, las actividades correspondientes al movimiento se sustentan sobre la base de que las ideas fluyen mejor cuando las reuniones son dinámicas. Para ello, durante los descansos, los especialistas de Madarin Oriental preparan con los asistentes clases de yoga, estiramientos o pilates.

Por último, las conexiones también representan un pilar importante del programa, pues invitan a los asistentes a crear un ambiente positivo y a establecer vínculos más sólidos. Comidas en escenarios privilegiados, actividades comunitarias con ejercicios de team-building y acceso exclusivo al spa para eventos afterwork..

Normas