Clínicas jurídicas donde los futuros abogados aprenden ayudando

Alumnos de Derecho asesoran altruistamente a ONG

Trabajan en colaboración con prestigiosos bufetes

Los estudiantes trabajan en casos reales, adquieren experiencia práctica y descubren que en su futuro profesional pueden ayudar de manera altruista.
Los estudiantes trabajan en casos reales, adquieren experiencia práctica y descubren que en su futuro profesional pueden ayudar de manera altruista.

La clínica jurídica, o laboratorio legal, es una iniciativa importada de las universidades estadounidenses, donde gozan de gran popularidad, que se basa en la idea de aprender derecho a través de la práctica. En estos laboratorios, grupos de alumnos de grado y posgrado, aconsejados y guiados por tutores y abogados, ejercitan los conocimientos adquiridos asesorando de manera altruista a emprendedores sociales y ONG en casos reales. Pese a que en España son relativamente recientes, la experiencia en las universidades y escuelas de derecho que los han puesto en marcha es muy positiva. Cada vez son más los jóvenes futuros abogados que se suman a estos grupos, motivados por la oportunidad de impulsar causas sociales, trabajar con prestigiosos bufetes y obtener una valiosa experiencia en investigación y asesoría.

Carácter internacional

La Legal Clinic de IE Law School se lanzó en 2014, con la finalidad de acercar a los alumnos al ejercicio profesional de la abogacía a través del trabajo pro bono. En cuatro años, la participación de los educandos en estos programas ha ido aumentando significativamente. Como destaca Soledad Atienza, vicedecana de IE Law School, “es una iniciativa docente que tiene un componente social muy relevante”. Los servicios jurídicos proporcionados por los estudiantes, con la supervisión de abogados en ejercicio y profesores, benefician a multitud de startups (trabajan con la incubadora online Bridge for Billions), emprendedores sociales, organizaciones no gubernamentales (como Oxfam, PILnet o Legal Response Initiative), fundaciones (Fundación Fernando Pombo o Fundación Hazloposible, entre otras muchas) y diversas instituciones (como la Asociación de Padres de Niños Prematuros, Aprem).

La seña de identidad de la clínica jurídica de IE es su carácter internacional: “Nuestros alumnos hablan diferentes idiomas y están acostumbrados a trabajar con distintos ordenamientos jurídicos, al estudiar un programa de derecho comparado”, señala Atienza. Esta especialización, explica, “nos lleva a trabajar con despachos de abogados globales”. Algunos de los bufetes que colaboran con la clínica, enseñando y apoyando a los alumnos, son Latham & Watkins, DLA Piper y Ashurst.

Para los estudiantes y para la universidad, el beneficio es doble, afirma Atienza. Los alumnos van adquiriendo experiencia, y además llevan a cabo un trabajo pro bono, “que representa una parte muy importante del ejercicio de la abogacía”. Para las ONG y emprendedores sociales, “esta es una oportunidad para acceder a una asesoría jurídica de calidad”, indica. Algunos de ellos son alumnos o antiguos alumnos del IE, por ejemplo, los estudiantes del Lab de Entrepreneurship de IE University. También colaboran con el centro de innovación de Loom House y el Impact Hub Madrid.

Desde 2015, esta institución académica colabora con el centro de coordinación Pro Bono (Probonos.net es un proyecto de Fundación Hazloposible que tiene como objetivo poner en contacto a profesionales del Derecho con entidades sin ánimo de lucro con necesidades legales) y pone a disposición de asociaciones y fundaciones solidarias sus conocimientos jurídicos para impulsar las causas sociales que estas defienden. Su orientación profesional ha sido de gran relevancia para organizaciones sociales como Fundación Dalma, que impulsa la inserción laboral de personas con diferentes capacidades o Abrazo Cultural, cuyo objetivo es facilitar la integración de personas refugiadas y acercar a la ciudadanía otras culturas.

Muchos de los educandos repiten durante varios años su experiencia y trabajan en la clínica durante el grado o durante el máster de acceso como supervisores, aprendiendo así, además, a coordinar y liderar un equipo de trabajo.

Compromiso social

La idea de crear una clínica jurídica en la Facultad de Derecho de ICADE surgió hace seis años, por lo que acaba de finalizar el quinto curso académico en el que está funcionando. Pone al servicio de las organizaciones sociales con las que colabora, y del resto de la sociedad, el trabajo de los alumnos y de sus tutores, abogados que participan pro bono en esta labor. Para Concepción Molina Blázquez, directora de la clínica, esta iniciativa aporta a los estudiantes la posibilidad de desarrollar sus competencias profesionales y personales “trabajando en pro de una sociedad más justa”, y a las organizaciones sociales “las descarga parcialmente de alguna de sus numerosas tareas, puesto que se colabora con ellas en la atención jurídica que prestan a sus beneficiarios”. Trabajan, entre otras, para las siguientes organizaciones sociales; Asociación Achalay, Amnistía Internacional España, Fundación Amoverse, Apramp, Cáritas Madrid, etc., elaborando informes, estudios y revisando convenios o contratos, entre otras actividades.

Durante este curso han puesto en marcha el proyecto Clearing House, consistente en buscar asistencia pro bono para atender a las necesidades de asesoramiento jurídico de carácter urgente que puedan tener las organizaciones sociales para las que se trabaja. Los resultados de la evaluación entre los estudiantes y organizaciones ha sido altamente positivo, sacando una puntuación de 10 en la valoración del compromiso y en la recomendación de participar en la clínica jurídica.

Los alumnos “descubren la realidad social que se halla fuera de nuestras puertas”, señala Molina, y, “así, suscitamos en ellos el compromiso de seguir trabajando en el ejercicio de su futura profesión en aras de conseguir un mundo un poco más justo”.

 

Algunos proyectos

  • It will be. Gracias a la colaboración de los despachos de abogados Hogan Lovells y Elzaburu, los alumnos de la clínica jurídica de IE Law School han asesorado este año sobre protección de datos a Itwillbe.org en diferentes países (India, Sierra Leona, México, España y Colombia).
  • Guía Jurídica del Fotógrafo. La Asociación cultural Proyecto F9, a través de Probonos.net (Hazloposible), contactó con la clínica jurídica de IE Law School, especializada en temas de protección de datos, para poder saber las consideraciones legales a tener en cuenta a la hora de realizar fotografías. Con el apoyo legal de Helena Suárez, abogada especializada en esta materia, elaboraron esta guía.
  • Street Law. El objetivo de este programa de la clínica jurídica ICADE es empoderar a las personas y colectivos en situación más desfavorecida. Con la ayuda del despacho DA Lawyers, los alumnos trabajaron en charlas y resolvieron dudas sobre protección de menores frente a las amenazas de las nuevas tecnologías y, con la colaboración de Baker McKenzie, sobre derechos de empleadas domésticas.
  • Acompañamiento jurídico. Proyectos destinados a dar apoyo a ONG, ayudándolas a adaptarse a normativas complejas. Así, los alumnos de ICADE, con Linklaters, han asesorado sobre compliance a Famma-Cocemfe Madrid.
Normas