I Foro Garrigues Digital: así impactará la revolución digital en todas las áreas del Derecho

Abogados de la firma exponen los retos que les supone la tecnología

Las tecnológicas coinciden en la necesidad de trabajar con "valores"

De izquierda a derecha: José Ramón Morales, Juan Luis Ortín, Alejandro Padín, Cristina Mesa, Javier Manchado, Álvaro de la Cueva y Eloy Castañer.
De izquierda a derecha: José Ramón Morales, Juan Luis Ortín, Alejandro Padín, Cristina Mesa, Javier Manchado, Álvaro de la Cueva y Eloy Castañer.

La digitalización es una revolución de la que no escapa ninguna de las grandes áreas del Derecho, y así deben asumirlo los despachos y los abogados. El I Foro Garrigues Digital fue prueba de ello. Durante el encuentro, los representantes de seis áreas del despacho (Mercantil, Protección de Datos y Tecnología, Propiedad Intelectual e Innovación, Administrativo, Tributario y Laboral) expusieron los retos que está planteando la tecnología en sus respectivas materias. 

"Hay que cambiar el enfoque de la protección de datos. Desde una visión de protección del riesgo, hay que avanzar hacia la valoración de un activo beneficioso. El Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) es una oportunidad", expuso Alejandro Padín, counsel del departamento de Protección de Datos y Tecnología de Garrigues.

Cristina Mesa, asociada principal del departamento de Propiedad Intelectual e Innovación, expuso un prisma menos conocido en relación a esta misma materia: el derecho a proteger las bases de datos desde el prisma de la propiedad intelectual. "No hablamos del dato en sí, sino de proteger el esfuerzo compilador. Es el derecho pobre sobre las bases de datos, pero hace poco hemos conseguido una victoria importante en este sentido: una indemnización superior a los 5 millones de euros".

En el ámbito laboral, Eloy Castañer, socio del departamento, auguró que a corto plazo deberán enfrentarse los cambios que suscitará la sustitución de trabajadores por robots. Uno de los debates que se plantean en si las empresas deberán cotizar por las máquinas que sustituyan humanos. "UGT ya lo ha pedido abiertamente", relató, y, aunque "en España aún no hay nada regulado", la Comisión Europea ya trabaja en un informe para conocer los beneficios que obtienen las empresas sobre el uso de la tecnología.

Esta cuestión también plantea incógnitas en el ámbito tributario, área de la que es socio Álvaro de la Cueva. "Ya lo dijo Bill Gates: los robots van a tener que pagar impuestos", recordó. Y apuntó que, al ir asociadas las obligaciones tributarias a la capacidad económica, no parece lógico hacerla recaer sobre las máquinas, pero sí sobre los empresarios que las emplean o dueños de las mismas.

Algoritmos con valores

La segunda de las mesas de debate estuvo protagonizada por representantes de cuatro grandes empresas tecnológicas: IBM, Google, Facebook y Telefónica. Todos ellos coincidieron en la necesidad de incorporar los "valores" en todos los procesos tecnológicos, ante el riesgo de que el sesgo que introducen los algoritmos pueda discriminar a personas o colectivos en función de criterios incompatibles con principios básicos de nuestra sociedad u ordenamiento.

"El sesgo o la discriminación, a prori, no son malos, pero tienen que estar basados en criterios justos", apuntó María Álvarez Caro, de Google. Una idea que reforzó Stefano Fratta, de Telefónica Digital, que apostó por la "ética de la empresa" para evitar una discriminación indebida y recordó que el algoritmo aplica las condiciones que le introduce la compañía.

Lidia Peyrona, de IBM, explicó que, desde un punto de vista jurídico, el reto para las compañías es que el algoritmo sea "transparente y explicable". Y, finalmente, Natalia Basterrechea, de Facebook, auguró que en el futuro se incrementará el diálogo entre las compañías y sus usarios, como mecanismo para fomentar los principios éticos y la transparencia.

Satisfacción con el ecosistema 'startup'

Otra de las materias que se analizó furante el foro fue el fomento del negocio de las startups y qué esperan estos incipientes negocios de los abogados. Nacho González, de Meitar, recomendó a los letrados que asesoren a estas empresas "cobrar en diferido, pero cobrar". Es decir, ser flexible al comienzo, comprendiendo que aún no es una organización rentable, "pero en cuanto empieza a generar flujo de caja, hay que remunerar al letrado".

Por su parte, Daniel Sánchez, de Nauta Capital, subraó que el ecosistema emprendedor español progresa a un ritmo satisfactorio. "Estamos saliendo de la infancia y ya vamos siendo adolescentes", aseveró. Una idea que respaldó Manuel Delgado, de Leads Origin, quien no obstante pidió algunas mejoras legislativas, como una definición más adecuada del término emprendedor.

Conozca cómo enfrentar los retos de la transformación digital, aquí.

Normas