La banca coge impulso por las expectativas de unos tipos más altos

CaixaBank lidera los ascensos del Ibex con un alza superior al 3%

Las entidades españolas lideran las subidas del sector en Europa

Bancos subidas

Los bancos están dispuestos a dejar de lado la inestabilidad política en el sur de Europa y, aunque sea por un día, optan de manera decidida por las compras. Los grandes beneficiados están siendo las entidades españolas que lideran las subidas del Ibex 35 y del sector bancario europeo. La razón esta vez hay que buscarla en el BCE. El simple hecho de que en la cita de la próxima semana se debata el fin del programa de compra de estímulos da alas los inversores. De momento, poco se sabe, pero el mercado empieza a poner en precio el fin de las políticas monetarias ultralaxas. CaixaBank encabeza las subidas con un alza superior al 4,25%. Le siguen Bankia (2,64%), BBVA (2%), Sabadell (1,68%), Bankinter (0,5%). Solo Santander escapó a las ganancias (-0,23%), el mismo día en que se celebra el aniversario de la compra de Popular.

“Entendemos que la subida de los bancos responde a las palabras de ayer de varios miembros del BCE sobre la normalización de la política monetaria a partir de septiembre. Unos comentarios que muestran la intención del BCE de continuar con la hoja de ruta que el mercado estaba esperando en términos de normalización de tipos, algo que se había puesto en entredicho con todo lo ocurrido en Italia”, apunta Nuria Álvarez, analista de Renta 4.

Después de varias semanas en los que la inestabilidad política hacia amenazar el calendario anunciado a principios de año por el BCE, la calma de los últimos días sirve para templar los nervios. La rentabilidad de la deuda en Italia y España, los dos países en la diana de los inversores por la incertidumbre política, abandona los máximos registrados el pasado 29 de mayo y regresa a niveles previos al estallido de la incertidumbre. La caída de la deuda de la periferia contrasta con el repunte del bono alemán, activo que en las últimas semanas había vuelto a actuar de refugio.

"Que el BCE siga con la normalización de la política monetaria y no haya retrasos es bueno para los bancos y debería dar alas a ver una recuperación más sostenida y más rápida del euríbor, clave para ver un salto importante de la parte alta de la cuenta de resultados", añade Álvarez.

Las incógnitas acerca de cómo y cuándo se procederá al fin de las compras de deuda siguen dominando entre los inversores y las casas de análisis. Algunos creen que el próximo jueves es demasiado pronto para conocer el veredicto del BCE. Desde Unicorp Patrimonio defienden que aunque la institución no está preocupada por la debilidad de los últimos datos macro “no parece muy probable que el BCE lance el mensaje de finalización drástica del programa de compra de activos”. Los expertos de la firma se inclinan por la continuidad del mensaje de seguir comprando 30.000 millones de euros mensuales hasta septiembre de 2018 “o más allá si es necesario”.

Por su parte, Andrea Iannelli, director de inversiones de renta fija de Fidelity, defiende que el “BCE ha mostrado poco interés en cambiar su postura ante el aumento de la volatilidad en los mercados”. Esto sumado al último dato del IPC de la zona euro, que fue más alto de lo previsto, “le dará suficientes razones para anunciar nuevas reducciones de los estímulos cuantitativos durante el verano”, añade.

Desde Unicorp recuerdan que con independencia de cuándo acabe el programa de compra de activos, los tipos de interés tardarán en subir, una idea que ha sido repetida por Mario Draghi en muchas de cada una de sus intervenciones. Según Reuters, el mercado otorga una probabilidad del 90% a la subida de los tipos de interés en julio de 2019.

Normas