Montón aboga por eliminar el copago farmacéutico para pensionistas

Buscará la forma de revertir los decretos del PP

Incide en la importancia de mejorar la aplicación y el acceso a la dependencia

La nueva ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Carmen Montón (derecha), junto a su antecesora en el cargo Dolors Montserrat.
La nueva ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Carmen Montón (derecha), junto a su antecesora en el cargo Dolors Montserrat.

Lleno en el auditorio del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social para presenciar el traspaso de cartera a la nueva titular Carmen Montón. Entre los asistentes este jueves se encontraban directivos de empresas y patronales, colegios profesionales, sindicatos y funcionarios para asistir a la primera intervención de la ministra.

Montón demostró que llega con los deberes aprendidos de lo que quiere hacer. Se puede resumir en tres ejes: “eliminación de la discriminación de los copagos farmacéuticos”, recuperar la sanidad universal y aplicación de las ayudas de dependencia.

“Vamos a empezar a cambiar las cosas sin dejar a nadie atrás”, aseguró en su discurso, dejando claro que es una de las ministras con un perfil más político del flamante Gobierno Sánchez. Ofreció “generosidad y mucho diálogo para afrontar el cambio”. De hecho, la política valenciana repitió en varias ocasiones la palabra diálogo.

Montón se comprometió trabajar desde los primeros días en recuperar la atención sanitaria universal, que "arrebataron como derecho de ciudadanía en 2012", y a poner encima de la mesa un cambio en el copago farmacéutico sobre todo para las personas que se encuentran en situación vulnerable y pensionistas.

La ministra avanzó estudiarán como afrontar el copago farmacéutico, introducido para los pensionistas por el anterior Gobierno en 2012. "Tendremos que ver la manera de eliminarlo porque cuando hablamos de copago muchas veces hablamos de euros pero también hay que hablar de la repercusión que este copago tiene sobre la salud", advirtió. Este miércoles el Observatorio del Medicamento de la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE) señaló que esa medida tendría un coste de 400 millones de euros.

“El derecho que debe estar garantizado es el de la sanidad pública”, advirtió, aunque defendió que la empresa privada tenga un papel “complementario nunca debe ser sustitutivo” de lo público.

Agradeció especialmente el apoyo de los profesionales ante los recortes, “porque han dado lo mejor de sí mismos como garantía de la defensa de la ciudadanía”. Pidió el apoyo a estos profesionales, sindicatos, sociedades y colegios médicos para llevar a delante sus reformas.

Además, recordó la ley de 2006 impulsada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero sobre la dependencia, el cuarto pilar del estado de Bienestar, para mejorar la “aplicación y el acceso” en las diferentes comunidades autónomas.

Asimismo, señaló que para este Gobierno incorporar la palabra "consumo" en el nombre del Ministerio "es una declaración de intenciones" con el fin de garantizar y proteger los derechos de los consumidores frente a los fraudes y engaños: "Será una de nuestras prioridades".

Normas