Crónica bursátil

Las tensiones en Oriente Medio impulsan las subidas del crudo y penalizan al Ibex

El selectivo retrocede un 0,49% pero logra conservar los 10.200

El Brent pone a tiro los 79 dólares por barril

Brent Ampliar foto

La sesión se las prometía tranquila. Sin embargo, a falta de una hora para la apertura de Wall Street la inestabilidad volvió a hacer acto de presencia. El desencadenante de las ventas a un lado y otro del Atlántico fue el petróleo, que prosigue inmerso en la tendencia alcista desde comienzos de marzo. No obstante, el crudo vivió una jornada de elevada volatilidad en la que se sucedían a gran velocidad las subidas y caídas. El barril de referencia en Europa avanzó un 0,24% y se sitúa al filo de los 79 dólares, nivel que llegó a superar a lo largo de la sesión. El Brent revalida los máximos de noviembre de 2014 mientras el West Texas hace equilibrios sobre los 71 dólares por barril.

Desde que EE UU rompiera el pacto nuclear con Irán, el mercado ha venido especulando con la posibilidad de que Donald Trump anunciara nuevas sanciones contra Teherán. A esto se suma la situación de inestabilidad que vive Oriente Medio en los últimos días. El traslado de la embajada de EE UU a Jerusalén y el ataque lanzado por Israel en Siria contra objetivos iraníes ejercen una presión adicional sobre los precios del crudo, que se anota cerca de un 26% desde los mínimos del año.

El otro foco está puesto en las últimas semanas en el mercado de divisas. El euro, que a lo largo de la sesión registraba avances cercanos al 0,5%, no aguantó la presión y coincidiendo con la publicación de las ventas minoristas en EE UU se dio la vuelta. Al cierre de los mercados europeos la moneda única se cambia a 1,187 billetes verdes, con un descenso frente al dólar del 0,4%.

A diferencia de jornadas anteriores, la caída del euro no sirvió esta vez de acicate para las subidas de la Bolsa europea, que a dos horas del cierre aceleraron las ventas arrastradas por la apertura bajista en Wall Street. Al otro lado del Atlántico pesó más sobre los inversores el hecho de que la rentabilidad de la deuda a diez años vuelve a superar el 3%, antes que la mejora experimentada por el consumo privado. Las ventas al por menor suman su segundo mes consecutivo al alza tras registrar en abril un incremento del 0,3%, en línea con las previsiones de los analistas. El dato, que en principio no sería una cifra trascendental, sirve esta vez para tomar el pulso a la primera economía del mundo después del ligero debilitamiento registrado en el primer trimestre.

El indicador, aunque positivo, no fue suficiente para incentivar las subidas y al cierre de los mercados europeos, los tres índices de referencia de Wall Street registraban caídas superiores al 0,5% con el índice tecnológico liderando los descensos (-0,86%). En el ánimo de los inversores pesó más el hecho de que la rentabilidad de la deuda estadounidense superara el 3%, pero si en febrero la simple aproximación llevaba a Bolsa de EE UU a anotarse los mayores descensos desde 2011, en la actualidad el mercado empieza a acostumbrarse a la idea de que el proceso de normalización monetaria cogerá impulso en los próximos meses a medida que vaya repuntando la inflación.

Europa por su parte registró signo mixto. En una jornada semifestiva para la Bolsa española, el Ibex 35 concluyó con una caída del 0,49%, descenso que le permite aun así conservar los 10.200 puntos. Aunque los analistas se muestran optimistas con el selectivo español y creen que a corto plazo podría alcanzar los 10.600 puntos, avisan que el ascenso no será inmediato. Después de la subida escalonada que viene registrando el índice desde los mínimos de año, los expertos consideran necesario y sano un periodo de consolidación. Los expertos señalan como principal amenaza para la Bolsa española las subidas del petróleo. España es un país puramente importador de crudo y cualquier ascenso de los precios supone un recorte en el poder adquisitivo de los hogares, así como un incremento de los costes para el resto de empresas.

Dentro del selectivo, Colonial (-3,42%), Indra (-3,16%), Telefónica (-2,27%) y Meliá (-2,16%) fueron los valores más castigados. Significativo fueron los recortes registrados por BBVA (-1,52%). La entidad que preside Francisco González se vio penalizada por la evolución de la lira turca que marcó su mínimo histórico en su cruce frente al euro y el dólar. La teleco española se vio arrastrada por el mal comportamiento del sector en Europa en una jornada en la que su rival Vodafone se dejó un 4,5% tras la salida de su consejero delegado, Vittorio Colao. En el lado opuesto se situaron Acciona (0,87%), Amadeus (1,41%), Bankinter (0,72) y Sabadell (0,66%).

El Ibex 35 lideró los descensos de Europa. Otros índices que concluyeron en negativo fueron el Dax (0,06%) y el Euro Stoxx (0,04%) mientras el FTSE británico, el Cac francés y el Mib italiano se anotaron un 0,16%, un 0,31% y un 0,32%, respectivamente.

En el mercado de deuda europeo, la rentabilidad de los bonos siguen sufriendo los coletazos dejados por las declaraciones gobernador del Banco de Francia, que el lunes afirmó que las subidas de tipos vendrán en “trimestres no años” después de la finalización del programa de compra de activo. El bono alemán con vencimiento en 2030 subió al 0,64% desde el 0,61% previo; el español pasó del 1,32% al 1,35% mientras el italiano se sitúa a las puertas del 2%. Al igual que la Bolsa, la deuda italiana no se inmuta por la falta de Gobierno

China y EE UU continúan alejados

Las negociaciones entre EE UU y China continúan estancadas. Según declaraciones recogidas por Reuters, el embajador estadounidense en el gigante asiático asegura que ambas potencias están muy separadas para resolver las diferencias comerciales. “China acordó abrirse mucho cuando se unieron a la Organización Mundial del Comercio, pero muchas de las promesas no se cumplieron. Queremos ver un cronograma”, apunta Terry Branstad.

La economía de la zona euro experimentó en los tres primeros meses del año un crecimiento del 0,4%, tres décimas menos que la expansión registrada en el último trimestre de 2017. Letonia (+1,7%), Polonia (+1,6%), Hungría (+1,2%) y Finlandia (+1,1%), lideraron el crecimiento europeo. Les siguen Eslovaquia (+0,9%), Bulgaria (+0,8%), Chipre (+0,8%), Lituania (+0,8%), España (+0,7%) y Austria (+0,7%). Por encima de la media se situaron República Checa (+0,5%) y Países Bajos (+0,5%). Coincidiendo con la media están Bélgica y Portugal y por debajo Dinamarca (+0,3%), Alemania (+0,3%), Francia (+0,3%), Italia (+0,3%), Reino Unido (+0,1%) y Rumanía (0,0%).

La fortaleza del dólar juega en contra de las materias primas y el oro no permanece ajeno a ello. La onza perdió ayer los 1.300 dólares al registrar descensos próximos al 2%. El metal amarillo cae a mínimos de diciembre.

Normas