La banca tendrá más difícil la venta de seguros con la hipoteca

El Gobierno impulsa la nueva ley de distribución de pólizas aseguradoras

El cliente deberá ser informado de si los productos se pueden comprar por separado

Un anuncio de seguros, en una sucursal de un banco.
Un anuncio de seguros, en una sucursal de un banco.

La venta de seguros ha sido una tabla de salvación para muchos bancos durante los años más duros de la crisis. Con los márgenes financieros desplomándose, la morosidad al alza y la cartera de activos tóxicos creciendo sin parar, los ingresos recurrentes de la venta de pólizas fueron un bálsamo para el sector.

En muchos casos, se promovió la venta de paquetes de productos financieros, que incluían seguros. En los próximos meses, este tipo de comercialización va a ser más complicada. El Consejo de Ministros ha aprobado hoy el proyecto de ley que traspone la nueva directiva de distribución de seguros (IDD), que limita este tipo de prácticas. 

La nueva norma introduce el concepto de ventas vinculadas y combinadas, es decir, aquellas que ofrecen productos de seguros conjuntamente con otros servicios o productos distintos de los seguros como parte de un mismo paquete o acuerdo. El distribuidor de seguros deberá informar en este caso si los distintos componentes pueden adquirirse de forma separada, e indicarle los correspondientes justificantes de los costes y gastos de cada componente.

Es muy habitual que los bancos, cuando venden una hipoteca, convenzan a los clientes de que también deben contratar un seguro de hogar y un seguro de vida. Normalmente, el gancho es una reducción en el precio de la hipoteca (con un menor tipo de interés). Ahora, deberán dejar claro al cliente de que pueden contratar esos productos con otras aseguradoras, y deslindar claramente el coste de cada uno de los productos.

La IDD también va a exigir nuevos requisitos para la distribución de productos de inversión basados en seguros, mayoritariamente vendidos por bancos. El personal del banco deberá informar al asegurado de todos los costes y gastos asociados; advertirle sobre los riesgos conexos a los productos de inversión basados en seguros o a determinadas estrategias de inversión propuestas; y proporcionarle una evaluación periódica de la idoneidad del producto de inversión cuando se ofrezca asesoramiento.

Con los tipos de interés tan bajos que ha propiciado la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) muchas entidades financieras han comenzado a vender a sus clientes algunas tipologías de seguros donde el cliente asume parte del riesgo (como los unit linked).

Sanciones

La nueva normativa también va a reforzar el régimen de infracciones y sanciones, con multas más altas. Además, se van a fijar procedimientos específicos para canalizar las denuncias públicas frente a infracciones en materia de distribución de seguros y reaseguros, fomentando así la colaboración de los profesionales que trabajen en el sector, sin que ello implique riesgos laborales para los que comuniquen estas irregularidades.

Por otra parte, se reforzarán los poderes de supervisión de la Dirección General de Seguros y Fondos y Pensiones (DGSFP).

La ley va a afectar a más de 3.200 corredores de seguros y 77.000 agentes de seguros. Los comparadores de seguros como acierto.com o rastreator.com, tendrán la consideración de distribuidor de seguros.

En el caso de los operadores de bancaseguros, la entidad de crédito podrá poner su red de distribución a disposición de más de un operador.

 

Normas