Telefónica y Deutsche Telekom desatan la pugna contra Vodafone y Liberty

La británica adquiere cuatro filiales europeas de Liberty por 18.400 millones,

Sus rivales advierten de que se creará un monopolio en el cable en Alemania

Banda ancha pulsa en la foto

Movimiento estratégico de Vodafone. Tras varios meses de negociaciones, la teleco anunció ayer un acuerdo para adquirir las operaciones de Liberty Global en Alemania, con el gigante del cable Unitymedia, Rumanía, Hungría y República Checa. La transacción supera los 18.400 millones de euros y supone la mayor adquisición realizada por Vodafone desde la compra en 2000 de la alemana Mannesmann. De igual forma, es la mayor operación de consolidación en el sector de las telecos en Europa en una década.

En un comunicado, Vodafone dijo que pagará 10.800 millones de euros en efectivo a Liberty, y asumirá una deuda de 7.600 millones. Con este movimiento, Vodafone desafía a Deutsche Telekom y Telefónica en el mercado alemán, el mayor de Europa.

Eso sí, la compra deberá recibir el visto bueno de las autoridades de la competencia de la Comisión Europea, y Telefónica y Deutsche Telekom se han posicionado en contra.

Telefónica Deutschland señaló que la operación provocará una excesiva concentración en el mercado. En un comunicado, el consejero delegado de la empresa, Markus Haas, señaló que “está claro que la transacción crearía un monopolio en la distribución de contenido por cable y un duopolio de facto en las infraestructuras de telefonía fija en Alemania”.

El ejecutivo señaló que espera un escrutinio minucioso por parte de las autoridades responsables de la competencia. “Si esta combinación es de alguna manera aceptable, solo lo sería con condiciones apropiadamente estrictas”, dijo.

En este mismo sentido, Tim Hoettges, consejero delegado de Deutsche Telekom, calificó de inaceptable la fusión entre las filiales germanas de Vodafone y Liberty, en una entrevista en Bloomberg. El ejecutivo advirtió de que la integración provocará una distorsión de la competencia en el mercado germano. Con anterioridad, en la presentación de las cuentas de Deutsche Telekom, Hoettges afirmó que se crearía un gigante del sector con la tecnología de convergencia, insistiendo en que el acuerdo recrearía un operador dominante en el segmento de la televisión por cable. Además, reclamará a los reguladores que aclaren si, tras el acuerdo, Deutsche Telekom deberá seguir estando sujeta a la actual normativa germana, que obliga a abrir la red a terceras empresas además de controlar los precios.

El consejero delegado de Vodafone, Vittorio Colao, replicó a Tim Hoettges, al asegurar que su compañía siempre quiere proteger la competencia. “Tim siempre quiere proteger y aumentar el dominio”, dijo el directivo en una conference call con inversores para presentar el acuerdo con Liberty. Colao dijo que Deutsche Telekom está presente en el 70% de los hogares alemanes, indicando que esa situación no es favorable al consumidor sino favorable a Deutsche Telekom.

Los consejeros delegados de Deutsche Telekom y Vodafone se enzarzaron ayer en una disputa con graves acusaciones

“Es divertido que esté hablando de remonopolización porque el quiere mantener su dominio”, dijo Colao. No es el primer choque entre ambos. En el último MWC de Barcelona, en febrero pasado, Hoettges dijo que era inaceptable el acuerdo entre Vodafone y Liberty desde el punto de vista de la competencia.

De todas formas, ambos grupos han establecido una cláusula por la que Vodafone pagará 250 millones de euros si no se cierra el acuerdo. La batalla será larga porque Vodafone prevé cerrar la compra a mediados de 2019.

Lo cierto es que la operación cambia el escenario del sector, especialmente en Alemania. Vodafone va a acelerar su estrategia en el área de las ofertas convergentes fijo-móvil. Este escenario podría afectar a grupos como Telefónica Deutschland, cuyo negocio principal es el móvil.

Vodafone aseguró que se ha convertido en el líder en redes de nueva generación (NGN) en Europa con más de 54 millones de hogares ya conectados con fibra y cable y una cobertura de red de 110 millones de casas y negocios, incluyendo los acuerdos mayoristas con otras operadoras (sus mercados más fuertes en este ámbito son Alemania y España). La empresa explicó que ha creado un grupo nacional capaz de retar al incumbente germano (Deutsche Telekom), con el objetivo de traer conexiones de 1 Gbps a 25 millones de hogares en Alemania.

Vodafone, que en 2013 adquirió Kabel Deutschland, incorporará así Unitymedia, filial en el país de Liberty, para establecer un segundo proveedor nacional digital con poco solapamiento regional con sus actuales operaciones. Unitymedia cuenta con una red que cubre 13 millones de hogares, en 12 de las 20 mayores ciudades del país, entre las que destacan Frankfurt, Colonia, Dusseldorf y Stuttgart.

Además, Vodafone lanzó un plan en Alemania en 2017 para llevar las redes NGN con una velocidad de 1 Gbps, a 100.000 compañías y 2.000 parques empresariales en el país. El proyecto contempla una inversión entre 1.400 y 1.600 millones de euros.

Vodafone prevé fuertes sinergias y se compromete a elevar el dividendo

La transacción acordada entre Vodafone y Liberty Global va a tener un notable impacto en las cuentas de la operadora británica. La compañía que dirige Vittorio Colao precisó que espera obtener unas sinergias, por capex y costes, cercanas a 535 millones de euros por año antes de costes de integración en el quinto año posterior al cierre del acuerdo, con un valor presente neto de 6.000 millones después de la integración.

En una conference call con analistas, Vodafone señaló que prevé unas sinergias por ingresos en valor presente neto de 1.500 millones con la venta de productos cruzados en su base de clientes. La empresa ha valorado los activos en 12,5 veces el flujo de caja libre operativo y en 8,6 veces el ebitda ajustado en 2019, y 10,9 veces el ebitda antes de sinergias.

Vodafone financiará la adquisición con su actual caja, con nuevas emisiones de deuda, incluida la colocación de híbridos, y cerca de 3.000 millones de euros en bonos convertibles obligatorios. La operadora precisó que mantendrá la opción de la recompra de acciones durante los vencimientos de los convertibles con el objetivo de evitar la dilución.

La teleco señaló que la compra aumenta su exposición a los ingresos de los servicios convergentes, que son más resistentes. Además, Vodafone indicó que el objetivo de que el ratio de deuda a largo plazo se sitúe entre 2,5 y tres veces el ebitda, manteniendo un rating con un sólido grado de inversión. En la actualidad, ese ratio está en 2,1 veces.

Además, el grupo británico confirmó su intención de seguir aumentando el dividendo cada año. Vodafone explicó que la adquisición añadirá a sus cuentas flujo de caja libre por acción desde el primer año, y aumento de doble dígito desde el tercer año tras la integración de las filiales de Liberty.

El mercado recibió bien el acuerdo. Las acciones de Vodafone subieron un 0,55% en la sesión de ayer, tras subir más de un 1% a lo largo de la jornada. En el mercado se comentó que finalmente no se ha pagado un sobreprecio, un riesgo al que se podía enfrentar la compañía.

Liberty retrocede en Europa y deja la puerta abierta a más ventas

El acuerdo de Liberty Global y Vodafone supone el inicio de su salida en Europa. En los últimos años, la compañía del magnate estadounidense del cable, John Malone, ha mantenido una estrategia de expansión que le ha llevado a adquirir operadoras o iniciar operaciones en más de una decena de países. Entre ellas destacaron Unitymedia en Alemania y Virgin Media y Cable & Wireless Communications en Reino Unido.

Ahora va a salir de cuatro países, Alemania, Hungría, República Checa y Rumanía.

En este sentido, distintos medios especializados han apuntado la posibilidad de que Liberty Global ponga en marcha nuevas desinversiones próximamente. Entre las divisiones que podrían entrar en un eventual proceso de consolidación figuran la británica Virgin Media. En los mercados financieros se ha especulado en distintas ocasiones con la posibilidad de que Virgin Media entre en alguna operación con algún operador de telefonía móvil.

Si las operaciones anunciadas en el día de ayer son autorizadas por las autoridades europeas de la competencia, el proceso se aceleraría.

De todas formas, no es el primer movimiento en esta dirección. Liberty vendió su división UPC Austria a Deutsche Telekom en diciembre del pasado año por un total de 2.200 millones de dólares (unos 1.850 millones de euros), incluyendo la deuda.

Otras cuestiones se centran en saber qué hará Liberty Global con los 10.800 millones de euros que va a recibir de Vodafone. La empresa destinará estos fondos a reducir deuda así como a ampliar la retribución a los accionistas. Liberty aprobó en diciembre un plan de recompra de acciones por un importe de 2.000 millones de dólares (cerca de 1.700 millones de euros), que se ejecutaría durante 2018. En el primer trimestre, la firma destinó 500 millones a este programa.

En la prensa británica también se ha especulado en los últimos días con la posibilidad de que Liberty amplíe su presencia en la compañía televisiva ITV, de la que posee un 9,9% del capital.

Normas