CaixaBank invertirá 327 millones para elevar al 100% su participación en BPI

Cierra un acuerdo para comprar el 8,4% de Allianz por 178 millones

Prevé proponer la exclusión de cotización de la filial

Jordi Gual y Gonzalo Cortázar, presidente y consejero delegado de CaixaBank.
Jordi Gual y Gonzalo Cortázar, presidente y consejero delegado de CaixaBank.

CaixaBank está cerca de hacerse con el 100% del banco portugués BPI. La entidad española, presidida por Jordi Gual, anunció ayer que ha acordado adquirir al Grupo Allianz el 8,4% del capital social de Banco BPI por 178 millones. La operación, comunicada a los supervisores del mercado de Portugal y España, se cierra a 1,45 euros por acción. Tras esta adquisición, CaixaBank será titular de un 92,935% del capital social de la entidad lusa.

La intención de CaixaBank, en cualquier caso, es solicitar en las próximas semanas la convocatoria de una junta extraordinaria de accionistas para aprobar la exclusión de cotización de BPI. En el caso de que se apruebe la operación, tanto por parte de los accionistas de Banco BPI (algo que está garantizado dado el dominio del capital por parte de CaixaBank) y por parte de la CMVM (homólogo portugués de la CNMV), CaixaBank ofrecerá el precio de 1,45 euros por acción a todos los inversores minoritarios, hasta alcanzar el 100% del capital.

Esta oferta supondrá otros 145 millones de euros, por lo que, en total, CaixaBank planea invertir 327 millones en obtener el control total de la firma lusa.La compañía española posee hoy una participación del 84,5% en la entidad, la quinta de Portugal por volumen de activos, con cuotas de mercado del 9,2% en créditos y del 10,7% en recursos de clientes. BPI aún cotiza en la Bolsa de Lisboa. La oferta a 1,45 euros supone una prima del 22,67% respecto a la cotización de mercado (el viernes BPI cerró a 1,182 euros por título) y una prima del 22,16% respecto al precio medio ponderado de los últimos seis meses.

La toma del control total de BPI tendrá impacto en el capital de CaixaBank. Según ha comunicado a la CNMV, el ratio CET1 fully loaded (los requisitos que se exigen cuando se apliquen en su totalidad los criterios de Basilea III) bajará en 11 puntos básicos con la operación anunciada ayer. Si llega al 100% del capital, el impacto será de 20 puntos, quedando el ratio en el 11,4%, aún por encima de los mínimos exigidos.

Con esta operación CaixaBank consolidará su liderazgo en la península ibérica. Actualmente la entidad española cuenta con cerca de 16 millones de clientes en este mercado, atendidos por 5.279 oficinas, la mayor red comercial de la península.

En la pasada junta de accionistas Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, destacó el papel de la entidad portuguesa, que supone el 10% de los resultados del grupo: “Éste va a ser el año del BPI, estamos muy satisfechos porque en los últimos meses ha ganado en cuota de mercado y en recursos de clientes, y todavía tiene mucho margen”, aseguró el pasado 6 de abril. El directivo añadió que el objetivo en BPI para 2020 era “alcanzar una rentabilidad superior al 10% y una eficiencia alrededor del 50%”.

Alianza en bancaseguros
El comunicado enviado a la CNMV también informaba que, en paralelo a la compra, CaixaBank y Allianz han acordado la reorganización de su alianza de seguros en Portugal. Ambas compañías prevén reforzar la relación comercial en la distribución de seguros de no vida durante los próximos diez años. En relación a los seguros de vida de Allianz Portugal, Banco BPI continuaría distribuyéndolos hasta el final de 2019, pero a partir de 2020 se espera que Banco BPI empiece a distribuir productos de su propia aseguradora.

Esta reorganización está sujeta a la aprobación de los consejos de Allianz Portugal, de quien BPI seguirá teniendo el 35%. El pasado mes de noviembre CaixaBank compró por 135 millones de euros la totalidad la gestora de seguros de vida y fondos de pensiones BPI Vida e Pensões. Además, adquirió por otros 87 millones las unidades de gestión de fondos, activos y de corretaje bursátil.

Más negocio en Portugal

Dura batalla. Caixabank ya se había hecho con el control del 84% de las acciones del banco portugués a principios de 2017 tras una dura batalla con la magnate angoleña Isabel Dos Santos. Las limitaciones a los derechos políticos permitieron a Dos Santos, con el 18,5% del capital, bloquear las propuestas de CaixaBank, que tenía el 45%. La falta de acuerdo retrasó varias veces la opa de CaixaBank, que cuando prosperó tuvo el apoyo mayoritario de los accionistas. El BCE, por su parte, ha presionado para que BPI abandone su negocio en Angola. 

Resultados. Según las cuentas publicadas por CaixaBank la semana pasada, Banco BPI obtuvo un beneficio neto de 40 millones de euros, casi el doble de los 22 conseguidos en 2017. La fuerte mejora del margen y de las comisiones impulsó la mejora en las cuentas. BPI, además, ha conseguido rebajar la tasa de morosidad del 6,1% de marzo de 2017 al 4,7% actual, con una cobertura del 92%.

Normas