Las cadenas de TV privadas europeas también se unirán contra Netflix

Las cadenas de TV privadas europeas también se unirán contra Netflix

Varias cadenas de TV europeas unirán sus fuerzas para contrarrestar el auge imparable de Netflix y su exitoso modelo de negocio

Al igual que está ocurriendo en el sector de la distribución, donde El Corte Inglés ha arengado a otros grandes distribuidores a plantarse ante Amazon sumando sus fuerzas, algo similar está ocurriendo en el terreno audiovisual. Un sector en el que Netflix es la gran amenaza para el modelo tradicional de televisión, que ha estallado por completo con la llegada de un formato en el que los televidentes eligen dónde cuando y qué ver sin las ataduras de una cadena convencional y sin su interminable publicidad. Pues bien, parece que este frente europeo contra Netflix va tomando forma, y que se prepara ya una respuesta en clave de nueva plataforma.

Los canales privados europeos se van uniendo contra Netflix

La lucha de los canales europeos contra Netflix se está recrudeciendo. Y es que ante una plataforma que este año invertirá 8.000 millones de euros en producciones propias, sólo queda la alternativa de unirse para ofrecer contenidos de calidad y a gran escala. Eso es precisamente lo que van a hacer France Televisión, ZDF y RAI. Esta alianza quiere, junto a otras como las vistas en España, ofrecer una alternativa a Netflix para los usuarios europeos, y sobre todo una alternativa con producciones de gran presupuesto, de calidad, y como no, bajo demanda, que es la principal diferencia entre el negocio de unas y otras plataformas.

Netflix
El negocio de Netflix está consiguiendo unir a cadenas que hasta ahora eran grandes enemigas

De esta forma, estas cadenas podrán ofrecer una alternativa más potente a los contenidos de Netflix, que compiten en clara desigualdad, a su favor, con las demás cadenas de televisión europeas. Algo similar está ocurriendo en España con la unión de Mediaset, Atresmedia y RTVE, que buscan de esta manera también unificar contenidos, hacerlos de mayor calidad y con un presupuesto mayor, y también cambiar el “chip” de los contenidos lineales de sus parrillas. Es evidente que el negocio de la televisión implica un cambio de mentalidad, que pasa por que el usuario vea los contenidos que quiera cuando los quiera, bajo demanda, y no esperar a que el canal los estrene a una determinada hora.

Además Netflix no cuenta con publicidad en sus contenidos, algo que sufraga con la suscripción mensual. Quién sabe si estamos ante el principio del fin de las cadenas de televisión tradicionales, pero estas alianzas y uniones frente a Netflix hacen presagiar que algo así podría ocurrir en el medio plazo, al menos con gran parte de sus contenidos.

Normas