Banca nacionalizada

Escolano: el Gobierno no se siente "presionado" para vender Bankia

Cree que la evolución de los precios de la vivienda "no nos permiten hablar de burbuja"

Pide "cautela y prudencia" a la hora de firmar una hipoteca variable

El ministro de Economía, Román Escolano.
El ministro de Economía, Román Escolano. EFE

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Román Escolano, indicó que “el Gobierno no se siente presionado para vender” su participación en Bankia. En una entrevista concedida a RNE, Escolano aclaró que el objetivo que persigue el Ejecutivo es “maximizar la recuperación de las ayudas recibidas en su momento para proteger a los depositantes de las antiguas cajas de ahorros y, en este caso, de Bankia”.

En los últimos meses han sido muchos los que han especulado con la posibilidad de que el Gobierno continúe adelante con el proceso de desinversión, idea que se vio paralizada con la salida de Luis de Guindos del Gobierno tras su nombramiento como vicepresidente del BCE. En las próximas semanas finaliza el blackout o bloqueo que le impide desprenderse acciones y con vistas a ello han aumentado las especulaciones.

Preguntado por ello, el responsable de Economía aclaró que no existe presión y que el objetivo sigue estando en la vuelta de Bankia al sector privado. "El Gobierno no ve más papel para la banca pública en España que el papel que desarrolla el ICO. Ese es el papel de la banca pública en España y no debe ser otro", remarcó. 

El Gobierno tiene hasta finales de 2019 para salir del capital de Bankia. Hasta el momento solo se han acometido dos desinversiones. La prima de ellas en noviembre de 2014 cuando puso a la venta el 7,5% de capital con un descuento sobre el precio de cotización del 4,4%, y la segunda en diciembre de 2017. El año pasado Fondo de Rescate Público (Frob) colocó el lunes un paquete de 201,5 millones de acciones de la entidad nacionalizada, representativas de un 7% del capital.

Cautela en la concesión de hipotecas a tipo variable

La escalada de los precios en la vivienda ha reactivado los temores a una nueva burbuja inmobiliaria. Escolano ha intentado llamar a la calma y ha afirmado que "los datos que tenemos no nos permiten afirmar que haya una burbuja inmobiliaria. La burbuja inmobiliaria hace 10 años era una situación crecimiento muy alto y excesivo de los precios de la vivienda en todas las partes, de un peso de la actividad de la construcción desproporcionado en el conjunto de la actividad económica y de peso de las exposiciones de los bancos al negocio inmobiliario". Escolano ha apuntado que a día de hoy España no se encuentra en ese escenario con una gran diferencia de los precios por regiones. Además, el ministro ha recalcado que el peso de la construcción es ocho puntos menos en el PIB que hace 10 años y que en los balances bancarios se está viviendo un crecimiento de las hipotecas en el balance, pero inferior al estallido de la crisis.

No obstante, el responsable de Economía ha pedido "cautela" y "prudencia" en la concesión de hipotecas a tipo variable. "Llamaría a la cautela y la prudencia en la concesión de hipotecas a tipo variable sabiendo que estamos en mínimos históricos de los tipos de interés y que vamos a asistir en un periodo razonable de uno o dos años a una normalización de tipos", subrayó. 

Normas