Prosegur Cash gana un 3,4% más en el primer trimestre

Obtuvo un beneficio de 62 millones de euros entre enero y marzo

La apreciación del euro frente al resto de divisas reduce sus ingresos

Helena Revoredo, presidenta de Prosegur, y Christian Gut, consejero delegado.
Helena Revoredo, presidenta de Prosegur, y Christian Gut, consejero delegado.

Prosegur Cash, la filial de blindados y de gestión de efectivo del grupo Prosegur, obtuvo un resultado neto consolidado de 62 millones de euros entre enero y marzo, lo que supone una mejora del 3,4% del resultado atribuible con respecto al mismo período de 2017, siempre que se descuenten los ingresos derivados de las operaciones societarias realizadas dentro del proceso de salida a Bolsa de la compañía. Si se incluyen, el beneficio habría caído un 51,5%.

Las ventas de Prosegur Cash en los tres primeros meses de 2018 han alcanzado los 450 millones de euros. La compañía ha registrado un crecimiento en moneda local del 10,5% en el conjunto de sus operaciones, que se ha visto afectado por la fuerte devaluación de las divisas con respecto al euro. En total han restado un 18,1% de crecimiento, lo que ha supuesto una contracción del 7,6% en euros con respecto al primer trimestre de 2017. El crecimiento orgánico de las operaciones es más destacable si se considera que, en el primer trimestre de 2017, la compañía se vio beneficiada por la generación de volúmenes extraordinarios no recurrentes en algunos mercados.

Latinoamérica representa el 70% de las ventas de la compañía

Por áreas geográficas, Prosegur Cash obtuvo unas ventas en Iberoamérica de 314 millones de euros, lo que supone el 70% de las ventas totales y un crecimiento anual del 14,1%. No obstante es la zona donde la apreciación del euro sobre las divisas locales ha tenido un impacto más significativo, reduciendo un 10% los ingresos si se contabilizan en euros. Por su parte, Europa aportó el 26% de la facturación total con unas ventas de 116 millones de euros, lo que representa un aumento del 4% con respecto al ejercicio precedente. Finalmente, la región AOA (Asia, Oceanía y África) aportó el 4% de las ventas de la compañía con 20 millones de euros, un 27% menos con respecto a los tres primeros meses de 2017, influida por la salida de un contrato y la fortaleza del euro.

La deuda financiera neta, incluyendo autocartera, se situó en 429 millones al final del primer trimestre. Esta cifra representa un ligero descenso con respecto al cierre del ejercicio anterior. Por lo que la compañía mantiene un nivel de 1 vez Ebitda, muy por debajo del límite interno de 2,5 veces.

 

 

Normas