El Ibex se hace con los 10.000 y borra las pérdidas en el año

El selectivo avanza un 1,09%

El mercado, pendiente de la Reserva Federal

Ibex 35 Ampliar foto

Le costó pero al final lo ha conseguido. Después de varias sesiones coqueteando con los 10.000 puntos fue en la primera jornada de mayo cuando por fin logró mantenerlos al cierre, algo que no sucedía desde el 5 de febrero. El Ibex 35 concluyó con un avance del 1,09%, ascenso que le permite además entrar en ganancias en el año. El punto débil de esta subida vino de la mano del volumen de negociación. La Bolsa española movió 1.434 millones, un 56% menos que la media de abril (3.287 millones).

Los ascensos estuvieron liderados por Indra (3,5%), Amadeus (3,36%)y CaixaBank (3,19%). En el lado opuesto se situaron Siemenes Gamesa (-1%), Acciona (-0,32%), Ferrovial (-0,28%) y Sabadell (-0,22%%). Fuera del Ibex 35 destacan las subidas registradas por Catalana Occidente (4,92%) que contó con el respaldo de JP Morgan. El departamento de análisis de la entidad elevó su precio objetivo desde los 36 a los 49 euros por acción y aconseja comprar títulos de la aseguradora, en línea con el consenso de Reuters.

Uno de los catalizadores fue la decisión de EE UU de prorrogar un mes la puesta en marcha de los aranceles al acero y al aluminio a los países de la Unión Europea, México y Canadá. La noticia, que se conoció el lunes al cierre de los mercados, no había sido puesta en precio, pues el martes los principales índices europeos –con la excepción del FTSE británico– permanecieron cerrados con motivo de la festividad del 1 de mayo. Sin abandonar las cuestiones comerciales hoy los inversores seguirán muy de cera el viaje de la delegación del Gobierno estadounidense a China para rebajar las tensiones y negociar la política arancelaria.

La jornada estuvo repleta de referencias macro. A la actividad del sector manufacturero en España –se ralentizó durante el mes de abril, pasando de los 54,8 puntos de marzo a los 54,4– se sumó la primera estimación de PIB del primer trimestre en la zona euro. Como ya adelantó el presidente del Bundesbank, Jeins Weidmann, y semanas después el responsable del BCE, Mario Draghi, el crecimiento empieza a enfriarse. En los tres primeros meses del año el PIB de la zona euro avanzó un 0,4% frente al 0,7% de los últimos tres meses de 2017. En tasa interanual la expansión económica alcanza el 2,5%.

La noticia ya había sido descontada por los inversores días atrás y más después de que en la pasada reunión de política monetaria Draghi advirtiera del enfriamiento de la economía. El responsable del BCE afirmó que no se trataba de algo alarmante sino que obedecía a factores puntuales como el frío, las huelgas o la Semana Santa.

Las Bolsas europeas se refugiaron en las noticias positivas y optaron por las ganancias. Los mayores ascensos corrieron a cargo del Dax alemán que sumó un 1,51%. A él le siguieron el Mib italiano (1,19%), el Euro Stoxx (0,5%), el FTSE británico (0,3%) y el Cac francés (0,16%). Uno de los protagonistas ayer en la renta variable europea fue el sector tecnológico, que avanzó un 1,08%, gracias a los resultados de Apple, que logró batir las expectativas.

La debilidad de la economía no se dejó sentir en la renta variable pero sí en el mercado de divisas. El menor crecimiento contribuye a prolongar la corrección de la divisa europea que se sitúa ya por debajo de los 1,2 euros y desde los máximos del año cede un 4,5%. Más tranquilo se muestra el mercado de deuda. La rentabilidad del bono español a diez años se mantiene estable en el 1,3% y la prima de riesgo en los 72 puntos básicos.

Al otro lado del Atlántico además de la decisión de la Fed los inversores contaron con la creación de empleo en el sector privado, antesala del dato de empleo que se conocerá el viernes. Durante el mes de abril, la economía estadounidense creó 204.000 puestos de trabajo, 24.000 empleos menos que los logrados un mes antes.

El petróleo, que en la mayor parte de la sesión estuvo en negativo, concluyó al alza. Después de que la semana pasada el Brent registrara máximos de noviembre de 2014, en las últimas semanas los inversores han optado por consolidar niveles. No obstante, las caídas del miércoles se debieron al incremento de los inventarios de crudo en EE UU. Según la información dada a conocer por la Administración de Información de Energía la pasada semana, los inventarios aumentaron en 6,2 millones de barriles muy por encima de los 789.000 barriles esperados.

A la volatilidad del crudo contribuye la actitud de EE UU que dispone hasta el 12 para decidir si rompe el pacto para congelar las sanciones a Irán. La UE, por contra, mantiene su postura y considera que está cumpliendo con los compromisos adquiridos para mantener las sanciones congeladas.

Normas