Rajoy sacrifica ante el PNV la reforma para frenar las pensiones

El PNV anuncia estos cambios tras los contactos entre los nacionalistas vascos y Mariano Rajoy

Con estas medidas la reforma de pensiones de 2013 queda en papel mojado

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, conversando con el portavoz del PNV, Aitor Esteban.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, conversando con el portavoz del PNV, Aitor Esteban.

El Gobierno ha terminado cediendo a las presiones de las manifestaciones de jubilados y de la oposición y ha anunciado hoy que retrasará la aplicación del factor de sostenibilidad --que iba a recortar las nuevas pensiones de jubilación--previsto para el 1 de enero de 2019 al año 2023.  Así lo ha anunciado hoy el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, tras los contactos que han tenido los nacionalistas con el Ejecutivo por la negociación de los Presupuestos de 2018.

Además, el Gobierno también se ha comprometido, según Esteban, a actualizar todas las pensiones con el IPC en 2018 y 2019, incumpliendo así el índice de revalorización de las pensiones (IRP) aprobado en la reforma de pensiones de 2013 que impone subidas mínimas del 0,25% mientras el sistema de Seguridad Social tenga déficit.

Este factor de sostenibilidad que ahora el Gobierno retrasa al 2023 fue la otra gran novedad, junto al índice de revalorización, que aprobó el Ejecutivo en 2013. En concreto, dicho factor supondría un recorte de las nuevas pensiones de jubilación de alrededor del 0,5% anual acumulativo y revisable cada cinco años en función de como evolucionara la esperanza de vida.

Con estas dos medidas, la reforma de pensiones hecha por el Gobierno de Rajoy en 2013 y que no contó con el apoyo sindical ni de la mayoría del Parlamento ha quedado en papel mojado.

Además, Esteban precisó que el Gobierno mantendrá la subida de hasta el 3% de las pensiones mínimas y las más bajas y anunció que se acelerará la ampliación de la base reguladora de las pensiones de viudedad al al 56% este año y al 60% en 2019.

Normas