La mediación comercial internacional, el 'nuevo arbitraje' para los negocios con China

Los especialistas exponen las tendencias en el arbitraje comercial internacional

Las fórmulas híbridas se abren paso por ser menos costosas y más flexibles

La mediación comercial internacional, el 'nuevo arbitraje' para los negocios con China

El Congreso Internacional “Estrategias actuales en materia de Mediación y Arbitraje comercial”, celebrado este martes en la Universidad de Alcalá de Henares, reunió a un nutrido grupo de expertos en la materia que expusieron ante un abarrotado auditorio los desafíos y tendencias en contratación internacional y arreglo de controversias. Se abordaron cuestiones como el elevado coste de los arbitrajes, que se está intentando abaratar, o la creciente relevancia de la mediación comercial como una vía de solución de conflictos para las Pymes españolas con negocios en China.

Organizado por la Universidad de Alcalá y patrocinado por la Asociación de Empresarios del Henares, la Corte Civil y Mercantil de Arbitraje (CIMA) y la Corte Europea de Arbitraje, trasladó a la audiencia el conocimiento de reconocidos catedráticos y abogados en estrategias legales para la resolución de conflictos en lo relativo al ámbito empresarial, combinando así la teoría y la práctica.

Los cuatro bloques en los que se estructuraron las distintas ponencias y comunicaciones, arbitraje comercial internacional (moderado por la profesora titular Ana Fernández Pérez), mediación en del derecho de los negocios (moderado por Montserrat Guzmán Peces, contratada doctorada), cuestiones prácticas del arbitraje comercial internacional (moderado por José Carlos Fernández Rozas, catedrático de la Universidad Complutense), y la relación entre jueces y arbitraje (moderado por José M.ª Espinar Vicente, catedrático de la Universidad de Alcalá), tuvieron un común denominador: las nuevas tendencias que están irrumpiendo en este importante sector del derecho de los negocios.

Los ponentes pusieron de relieve la necesaria profesionalización de los árbitros o de los mediadores para conseguir laudos o acuerdos de calidad y que fueran permanentes. Tanto el catedrático de la Universidad de Granada, Sixto A. Sánchez Lorenzo, como el abogado Gonzalo Stampa insistieron en la idea de que el arbitraje no es bueno o malo en sí, sino que hay que elegir a un buen árbitro, con conocimiento experto sobre el asunto a tratar, y definir muy bien la cláusula arbitral, de manera que se concrete adecuadamente cada paso a dar y, sobre todo, el derecho que el árbitro ha de aplicar. Varias de las ponencias abordaron los problemas asociados a los laudos arbitrales, su posible anulación por los tribunales, las consecuencias para terceros, y el elevado coste en determinadas cortes internacionales. En este sentido, se puso de manifiesto la tendencia a conseguir 'abaratar' los procedimientos, que, en determinado sector empresarial puede llegar a ser prohibitivo.

Por su novedad, resultaron de especial interés las intervenciones que abordaron el fenómeno de los métodos alternativos de resolución de conflictos, como la negociación y la mediación en materia comercial. Estos instrumentos se están convirtiendo en esenciales en el mundo de los negocios, de ahí la importancia de la difusión y conocimiento. Marta Lázaro Palmero, abogada y mediadora, centró su intervención en la mediación comercial internacional como vía de solución de conflictos para las Pymes españolas con intereses en China. Esta solución, una gran desconocida frente al arbitraje, tiene, como indicó Lázaro, unas atractivas ventajas para las empresas. Por un lado la rapidez con la que se resuelven las disputas, que pueden solventarse en un par de días, y por otro la reducción de costes frente al arbitraje. Además, es un proceso más flexible para las partes, y proporciona confidencialidad, evitando el daño reputacional que pueda ocasionar la divulgación de los asuntos tratados. Por otro lado, los acuerdos a los que llegan las partes son ampliamente aceptados y ejecutados, dando seguridad al proceso.

Las nuevas formas de solucionar conflictos en el ámbito de los negocios se han introducido también en el sector inmobiliario, como destacó en su ponencia Pilar Morgado Freire, de la Universidad de Alcalá. Aún no muy utilizada, la mediación en este campo podría resolver también muchas cuestiones en el ámbito de la propiedad horizontal. Morgado abogó por la extensión de este medio alternativo de resolución de conflictos mediante su incorporación a los títulos constitutivos o Estatutos de los edificios en propiedad horizontal. Cuestiones como la reclamación de cuotas a morosos, disputas sobre elementos comunes y otras dejarían así de 'atascar' los juzgados. La profesora consideró necesario la profesionalización de este mediador, siendo lo más lógico que desempeñaran esta función los administradores de fincas.

Normas